Diario Sur

El Oktoberfest pone acento alemán a La Nogalera

fotogalería

Un momento de la celebración. / A. G.

  • Torremolinos prolonga hasta la madrugada de hoy la popular fiesta de la cerveza, que arrancó el jueves

Torremolinos pone hoy punto y final a la segunda edición de su Oktoberfest, la famosa fiesta de la cerveza alemana. Las jornadas gastronómicas que han tenido lugar desde el jueves en la plaza de La Nogalera se prolongarán hasta la madrugada de hoy. El Ayuntamiento ha instalado una gran carpa de mil metros cuadrados, protegida de la lluvia y donde hay programadas actuaciones musicales con charanga y un escenario ambientado en el folclore germano.

Los visitantes pueden disfrutar de las mejores cervezas europeas, además de degustar las especialidades culinarias típicas alemanas. La carpa cuenta este año con casetas dedicadas a vino blanco alemán y a productos como quesos tradicionales, ‘bretzels’ (bollos horneados en forma de lazo), salchichas rojas y blancas, codillo asado, ‘chucrutte’ (plato que se prepara con col blanca cortada en tiras finas y acompañada de carne o embutido), ensalada de patatas o ‘frikadellen’ (típicas hamburguesas alemanas especiadas) a precios que oscilan entre los cuatro y los diez euros.

Esta fiesta alemana, que en Torremolinos se celebró por primera vez el año pasado, dispone de una barra destinada a las «cervezas del mundo», con bebidas artesanales de trigo y cebada, selectas o negras, así como un dispensador del licor de hierbas jägermeister a menos diez centígrados.

El programa festivo se completa con un puesto de bebidas internacionales y cócteles con sabores exóticos. La celebración cuenta también con música típica bávara, música española variada y la animación de la mencionada charanga. Los más pequeños disponen de un área de animación infantil donde elaborar las tradicionales galletas de jengibre que los alemanes comen durante la época navideña.