Diario Sur

El alcalde de Manilva descarta dejar la Alcaldía para que se mantenga el pacto con IU

Barragán y Jiménez sellando el pacto de gobernabilidad en el acto de investidura. :: L.P.
Barragán y Jiménez sellando el pacto de gobernabilidad en el acto de investidura. :: L.P.
  • El regidor, Diego Jiménez, empezó una ronda de conversaciones con el resto de la oposición para intentar sostener la mayoría

Hace justo una semana, el alcalde de Manilva, Diego Jiménez, realizó una comparecencia por la televisión municipal que volvió a destapar los fantasmas del pasado en la política de este municipio. El regidor anunció una posible moción de censura liderada por su socio de gobierno, IU, y al lunes siguiente, cesó de sus cargos a los ediles de este grupo. Las relaciones entre el PSOE y el grupo que en Manilva lidera Antonio Barragán se rompieron, tanto que el coordinador provincial de IU, Antonio Castro, afirmó que la única manera de mantener el pacto de gobernabilidad era con la marcha del regidor, ya que seguía investigado dentro del 'caso Manilva'.

Jiménez aseguró ayer a este periódico que pese a que esta opción había estado sobre la mesa hace tiempo, los últimos acontecimientos habían hecho «perder toda la confianza en IU» y aseguró que no estaba dispuesto a dejar la Alcaldía.

«Ese ofrecimiento llega muy tarde. Creo que IU debería tener un poco de vergüenza política y ver que los mayores escándalos que ha dado su partido en toda España han sido en este municipio y no supieron manejarlo. Castro no se puede dedicar a darme consejos de nada», afirmó el regidor.

Una semana después de la comparecencia que dio inicio a la crisis de gobierno, la futura composición de la Corporación aún está en el aire. Jiménez explicó que había empezado ya una ronda de conversaciones con el resto de fuerzas políticas -Compromiso, PP y ASM-, y descartó sentarse a hablar con IU. Pese a mantener abiertas las tres opciones, la única que le garantizaría la mayoría en el Ayuntamiento sería la de un pacto con Compromiso, principal fuerza de la oposición y con la que Jiménez ha tenido varios enfrentamientos desde el comienzo de la legislatura.

Moción de censura

La opción de la moción de censura ha perdido algo de peso en los últimos días. Barragán explicó hace días a este periódico que era una posibilidad que se estaba barajando pero que nunca se llevó a un nivel superior. Según pudo saber este periódico, la condición anunciada por Castro para un pacto con Compromiso, en la que el líder de IU con cuatro escaños -uno menos que los del partido de Diego Urieta- fuera postulado como alcalde, hizo que este grupo se pensara mejor la realización de esta medida.

La crisis en el gobierno manilveño nació por varios desacuerdos en la prestación de servicios. La diferencia de posturas en la municipalización del agua -en donde IU estaba a favor y el PSOE en contra- fue la llama que prendió la mecha, y se agravó con la intención de privatizar los servicios de Limpieza y Deportes.

Finalmente fue el planteamiento del IBI el que terminó de romper el pacto. En el último pleno y tras una moción que Compromiso llevaba reclamando casi un año, IU se postuló con la oposición mientras que el PSOE se negaba a bajar el tipo impositivo. Finalmente y tras un receso se optó por la vía de IU, la última de las propuestas que se aprobó por este grupo con el pasado pacto de gobierno.