Diario Sur

La Nogalera más innacesible

La estación no cumple la normativa de accesibilidad. :: a. g.
La estación no cumple la normativa de accesibilidad. :: a. g.
  • La falta de escaleras mecánicas en sentido descendente y de ascensores es una de las barreras arquitectónicas más graves del municipio

  • La estación de tren supone un obstáculo para personas con problemas de movilidad

La plaza de La Nogalera, uno de los enclaves que ofrece mayor libertad en la provincia, es también el gran obstáculo de Torremolinos para personas con problemas de movilidad. La incomprensible barrera arquitectónica de su estación de trenes, cuya escalera mecánica solo está operativa en sentido ascendente, se convierte cada día en una odisea para cientos de personas discapacitadas, ancianas, con equipaje o carritos de bebé. Pese a ser una de las estaciones más utilizadas de Andalucía, con una afluencia media superior a los 6.200 pasajeros diarios, La Nogalera continúa incumpliendo la normativa sobre accesibilidad.

La estación, que requiere una reforma integral tras cuarenta años de servicio, ha sido objeto de un continuo cruce de acusaciones entre el PP y el PSOE en la última década. Ambos grupos municipales han moldeado su postura y sus exigencias en función de qué partido gobernase a nivel nacional. En 2010, cuando presidía José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), la formación liderada por Pedro Fernández Montes (PP) reclamó «sin más subterfugios ni demagogia» la remodelación de la estación. El portavoz del PSOE local y actual alcalde, José Ortiz, por entonces líder de la oposición, aseguró que ya había dos alternativas previstas para modificar la situación: la instalación de ascensores o la construcción de una estación «más moderna».

Tras la llegada del PP al Gobierno central, los papeles cambiaron. El grupo municipal popular no volvió a llevar el asunto a pleno y fue Ortiz quien anunció que presentaría una enmienda para que los Presupuestos Generales del Estado incluyeran una partida económica para garantizar la accesibilidad de la estación. En marzo del año pasado, a dos meses de las elecciones municipales, la ministra de Fomento, Ana Pastor, confirmó que los técnicos de su departamento estaban trabajando en el proyecto.

Anuncio

Poco después, el 30 de abril, a menos de un mes de los comicios, el Ayuntamiento de Torremolinos, por entonces bajo mandato del PP, aseguró que los trabajos para la esperada remodelación ya habían comenzado. El Consistorio llegó a enviar una triunfante nota de prensa afirmando que «con la ejecución de esta importante obra se pone fin a una larga espera e intenso debate político sobre esta permanente reivindicación de años a los gobiernos socialistas y populares que, por fortuna, dejará de serlo en breve plazo para convertirse en la extraordinaria buena noticia de la definitiva desaparición de las barreras arquitectónicas».

Casi un año y medio después de aquel anuncio, las obras para que la estación de La Nogalera sea accesible continúan sin comenzar. Desde el actual Gobierno municipal (PSOE) afirman haber tenido «varias reuniones» con representantes de Renfe, cuyos ingenieros están «estudiando» las sugerencias realizadas por los técnicos del Área de Urbanismo. «Estos días se harán pruebas en La Nogalera», sostiene la primera teniente de alcalde, Maribel Tocón.

Ajenos a la larga lista de compromisos políticos incumplidos, decenas de usuarios se topan cada día con un inclinado tramo de escalones que, por diferentes motivos, no pueden bajar. La Nogalera es una de las pocas estaciones andaluzas de su afluencia que incumple el Plan de Accesibilidad Universal redactado por Renfe hace casi una década. A las numerosas peticiones vecinales en redes sociales -algunos vídeos han llegado a ser compartidos por cientos de personas- se suman la reclamaciones de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Torremolinos (ACET), que solicita la instalación de ascensores y una reforma integral de la estación.