Diario Sur

El último caso que han atendido

Hace pocos meses ayudaron a una mujer, madre de dos niños (se omite su nombre), dependiente económicamente de su marido y con la familia en el extranjero. «Él le agredía. Pidió orden de alejamiento y se fue de casa con los hijos y sin trabajo. Le hicimos monitora y ha podido alquilar una vivienda e integrarse en la sociedad», dice Espada.