Diario Sur

Un desconocido agrede con una piedra en la cabeza a una joven sin mediar palabra en Mijas

  • La víctima, que fue abordada en el parking de la playa del Bombo, no presenta graves heridas gracias a que llevaba puesto un casco de moto

Un hombre de unos 30 años de edad ha sido detenido acusado de haber pegado con una piedra en la cabeza a una joven en Mijas. Al parecer, la agresión, en la que el sospechoso y la víctima no se conocían de nada, se produjo sin mediar palabra.

Los hechos tuvieron lugar la semana pasada. Sobre las 10.45 horas de la mañana, la víctima, una joven de 18 años que trabaja como socorrista en el litoral de Mijas, acababa de llegar con su quad a la playa del Bombo de la localidad, y se disponía a bajarse del vehículo.

Según relataron las fuentes consultadas por este periódico, en ese momento un hombre de raza negra se habría abalanzado sobre la chica con una piedra en la mano y, supuestamente, le agredió con ella golpeándole en el hombro con tal virulencia que la tiró del quad. La joven continuó recibiendo golpes por parte del agresor, algunos de ellos en la cabeza y en la cara.

El ataque siguió hasta que un vigilante del aparcamiento que estaba en la zona, al percatarse de lo que ocurría, salió en defensa de la joven. Fue en ese momento cuando el sospechoso se marchó del lugar de los hechos a la carrera.

Rápidamente se alertó a las autoridades de lo que había sucedido y se estableció un dispositivo para localizar y detener al sospechoso. De esta forma, una patrulla de la Policía Local de Mijas que estaba cerca de la zona logró arrestar al hombre y ponerlo bajo custodia de la Guardia Civil, acusado de un supuesto delito de lesiones.

Mientras tanto, la joven se recupera de sus heridas, de las que fue tratada en un centro de salud. Sin embargo, éstas no revisten de gran gravedad, ya que la víctima aún llevaba puesto el casco de moto con el que iba en el quad cuando se produjo la agresión.

Casos similares

No se trata del primer caso de este tipo que tiene lugar en la localidad. Así, en el pasado mes de mayo los agentes del Instituto Armado detuvieron a otro hombre de raza negra, aunque en este caso de 42 años, como sospechoso de varias agresiones a mujeres sin mediar palabra en Mijas y Fuengirola. El primero de los hechos sucedió en el Camino de Coín –Mijas–, cuando un joven y su amiga fueron agredidos. El hombre se lanzó sobre los chicos y la arrastró a ella por el suelo, saliendo él en su defensa y recibiendo varios puñetazos.

La segunda agresión la sufrió Andrea, una joven universitaria de 28 años que fue atacada en la avenida Miramar, en Fuengirola. La víctima volvía a casa tras dar un paseo con su perro. Cuando cruzaba el paso de peatones, se encontró con un hombre de raza negra que le preguntó: «¿Quieres películas?». Ella respondió que no. Al pasar junto a él, el desconocido le dijo: «Sí quieres películas». Acto seguido, le asestó un golpe seco y con la mano abierta en la cara que le ocasionó una hemorragia nasal y un hematoma en el rostro.

Dos días después, Rebeca, que tiene «algo más» de 50 años, fue atacada cuando salía a pasear a su perro por la urbanización El Faro, en Mijas. Cuando terminaba de cruzar un puente peatonal, se topó con un hombre apoyado en la pared. Tenía un martillo en la mano, según la víctima, que pensó que era un mantero.

La mujer relató a este periódico que, al llegar a su altura, el hombre gritó: «¡Pero, pero!» (ella entendió que se refería al perro). Acto seguido, le asestó al menos 10 golpes con un objeto contundente que la víctima identificó como un martillo, aunque los investigadores no descartan que se tratara de una botella.