Diario Sur

Veinte años de 'passion'

Passion se llenó para festejar el vigésimo aniversario.
Passion se llenó para festejar el vigésimo aniversario. / Nesky Salas
  • Una de las discotecas de electrónica de referencia en Málaga y Andalucía reúne en su aniversario a varias generaciones en torno a una sesión ‘remember’

Hace justo 20 años, José María Aznar acababa de ser investido presidente del Gobierno por primera vez. El uso de los móviles no estaba extendido, y eran pocas las casas que disponían de Internet. España estaba aún muy lejos de pensar en ganar un mundial de fútbol, y faltaban aún casi 10 años para que se aprobara el matrimonio entre personas del mismo sexo. Bajo este contexto, un grupo de empresarios se lanzó un proyecto de discoteca en Torremolinos que, a la postre, no solo sería una referencia dentro del colectivo gay en unos años de menor apertura social que ahora, sino que desde entonces hasta hoy, Passion se ha convertido en una suerte de ‘catedral de la electrónica’, y más concretamente de la música ‘house’.

Class, Sánchez y Picasso.

Class, Sánchez y Picasso. / Iván Gelibter

Han sido varias las generaciones que han pasado en estos cuatro lustros por Passion. Un hecho que se pudo constatar este pasado sábado con los festejos de un vigésimo aniversario que consiguió reunir a buena parte de su clientela histórica. Calificada por muchos como la «primera discoteca polisexual de la provincia», Passion se destacó desde el principio por ser un espacio de libertad individual. Y esto era algo que iba incluso más allá de la propia discoteca, ya que en torno a ella se comenzó a forjar una cultura ‘clubber’ en el municipio de la Costa del Sol. La historia de este enorme local con capacidad para algo más de mil personas solo se puede entender si se complementa con su ‘cara b’, con su ‘after’ oficial. ‘Voltage’ cerró sus puertas hace muchos años, pero ayer no eran pocos los que mentaban y añoraban un local al que se accedía tan solo cruzando la avenida Palma de Mallorca.

También homenaje a DJ

La noche del sábado fue, obviamente, un homenaje a la música electrónica de hace 20 años, pero también a los DJmalagueños que pusieron la discoteca en el mapa del ‘house’. Passion trajo el sábado a tres de sus más reconocidos artistas, Miguel Picasso, Anthony Class y Tato Sánchez. «Jamás imaginé que 20 años después estaríamos celebrando esto, hoy es un día importante para mí», comentaba Picasso. «Esto es algo tan grande que tengo un miedo escénico que no había sentido nunca», decía Sánchez minutos antes de subir a la cabina del DJ.

Sin embargo, quién mejor define la filosofía de la discoteca es una de sus principales almas. Alberto Fernández –o Titi, como le conoce todo el mundo–, copropietario del local. «Uno siempre quiere tener éxito con lo que hace, pero 20 años es algo que no sé si esperaba». «El éxito», decía con una sonrisa, «es que esto es más vocación que un negocio». Quizá el nombre del local lo diga todo. Con esta pasión quizá celebren el 40.º aniversario.