Diario Sur

Denuncian que la Policía Local sólo dispone de 20 chalecos antibalas para una plantilla de 150 agentes

  • El Sipan insta al alcalde a renovar las instalaciones y el material y lamenta «los problemas históricos» que arrastra el Área de Seguridad del Consistorio

alberto gómez

El Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (Sipan) denunció ayer «la dejadez y falta de interés» del Ayuntamiento de Torremolinos ante «los problemas históricos» que arrastra la plantilla de la Policía Local, compuesta por unos 150 agentes. El mal estado de las instalaciones y la falta de inversión son dos de los objetos de queja del sindicato, que asegura que el Consistorio no renueva la flota de vehículos policiales desde 2007 a excepción de tres coches financiados por la Diputación de Málaga en 2011. En este sentido, el secretario general de la Sección Sindical, José Ortega Romero, afirmó ayer a este periódico que «ni el anterior ni el actual equipo de Gobierno han hecho frente a las deficiencias del material y las instalaciones, que dificultan la prestación de un buen servicio a la ciudadanía».

Desde el Sipan sostienen que el alcalde y titular del Área de Seguridad, José Ortiz, se comprometió a solventar estos problemas a comienzos de legislatura: «Nos pidió tiempo, pero ya ha pasado un año y medio y la situación continúa siendo complicada». La falta de chalecos antibalas es otro de los asuntos que más preocupa al sindicato, ya que la plantilla cuenta con una veintena de chalecos, algunos de ellos con más de una década de antigüedad. «Los agentes tienen que ir rotándose los chalecos antibalas. El anterior Gobierno local nos prometió que iba a comprar fundas, pero ni siquiera eso se ha cumplido. Tampoco hay chalecos para mujeres», explican desde el sindicato. Frente a los veinte chalecos de Torremolinos, la Policía Local de Benalmádena, con menos agentes, cuenta con noventa unidades; la de Mijas, también una plantilla menos numerosa, dispone de 135 chalecos, y la de Fuengirola mantiene un chaleco por cada uno de sus 150 agentes. La necesidad de que cada policía tenga su propio chaleco antibalas constituye una reivindicación histórica de los sindicatos.

El Sipan envió un escrito el pasado viernes al alcalde y a todos los grupos municipales alertando sobre esta situación, pero no es la primera vez que sus representantes advierten de las deficiencias de los materiales y las instalaciones. «Llevamos años reclamando una mejora de nuestros medios. Tenemos dos duchas y cinco váteres para toda la plantilla masculina», cuenta Ortega, que asegura que, durante lustros, el Ayuntamiento «se ha limitado a enviarnos material obsoleto, como sillas y mesas que ya no servían en otros departamentos». El sindicato también lamenta que no se renueven las baterías de los transmisores, como solicitaron hace años.

Desde el Ayuntamiento alegan que los presupuestos de este año incluían una partida destinada a estos conceptos, incluida una nueva remesa de chalecos antibalas, pero el bloqueo de las cuentas municipales, para las que el Gobierno local no pudo reunir apoyos suficientes, ha imposibilitado estas inversiones. El Sipan insta al Ayuntamiento a realizar una modificación de crédito sobre el presupuesto prorrogado, una posibilidad que el interventor «estudiará en función de las necesidades de cada departamento», según explican desde el Consistorio. El Gobierno local recuerda que en abril se alcanzó un acuerdo con todos los sindicatos representados en la Policía Local, por primera vez en el municipio, para igualar las condiciones laborales a las del resto de cuerpos de la provincia «y paliar las deficiencias del convenio en materia de turnos y descansos».