Diario Sur

Un juez investiga si el exalcalde de Mijas Ángel Nozal consintió sobresueldos a funcionarios

Nozal declarará ante el juez el 27 de septiembre.
Nozal declarará ante el juez el 27 de septiembre. / SUR
  • El exedil declarará en diez días después de que la Fiscalía detectase indicios de delito en las gratificaciones cobradas por varios empleados del Consistorio

El exalcalde de Mijas, Ángel Nozal, y otros altos cargos del Ayuntamiento declararán en calidad de investigados por las gratificaciones recibidas durante años por varios empleados municipales. Estas retribuciones, incluidas hasta 2014 en los presupuestos del Patronato de Deportes bajo el concepto «servicios especiales», y que ascendían a más de 100.000 euros anuales, podrían ser constitutivas de delito, según denunció la Fiscalía hace meses. El Juzgado de Instrucción número 1 de Fuengirola citó ayer a declarar por este asunto a Nozal y a otros responsables municipales, como el tesorero, el exinterventor, el exjefe de Contratación y el jefe de Contabilidad. El exregidor y actual líder del PP en Mijas, que tendrá que comparecer ante el juez el 27 de septiembre, anunció el final de estas gratificaciones en noviembre de 2014, días después de que la Fiscalía Provincial de Málaga abriera diligencias de investigación por si los hechos denunciados fuesen constitutivos de infracción penal.

El Patronato de Deportes, una empresa de capital cien por cien municipal ya disuelta, habría destinado más de tres millones de euros al pago de estas gratificaciones desde 1986. Los hechos fueron destapados por UPyD, que puso en conocimiento de la Fiscalía el pago continuado de presuntos sobresueldos a funcionarios del Ayuntamiento de Mijas «por realizar funciones y tareas propias de sus cargos». La denuncia elevada a Fiscalía sostiene que estas remuneraciones extraordinarias «han sido recibidas por empleados públicos en activo de varios departamentos del Consistorio, así como por funcionarios jubilados recientemente, como el interventor». Otra trabajadora de la Tesorería y el exinterventor accidental también han sido citados a declarar por el juez en calidad de investigados.

La Fiscalía recibió la denuncia el 3 de noviembre de 2014 y abrió una investigación dos días después. Ya en abril de 2015, al estimar que los hechos podrían ser constitutivos de delito, el fiscal remitió la información al Juzgado Decano de Fuengirola. El denunciante sostiene que Nozal, expresidente del Patronato de Deportes, era conocedor de estos hechos y aporta como prueba un vídeo del pleno de octubre de 2014, cuando el entonces alcalde «admite estos hechos» en respuesta a una pregunta planteada en los momentos finales de la sesión. La denuncia señala que las retribuciones que los funcionarios recibían del Patronato de Deportes incumplen la Ley de Incompatibilidades, que dicta que estos empleados «no podrán percibir más de una remuneración con cargo a los presupuestos de las administraciones públicas».

Cuando estalló la polémica, desde el equipo de Nozal aseguraron haber detectado «esta situación totalmente ilógica» a finales de 2014, tras iniciar la elaboración de los presupuestos del año siguiente. Los populares alegaron que las transferencias dejaron de realizarse en octubre y admitieron que estas retribuciones no estaban contempladas en el acuerdo que rige las condiciones de los empleados públicos, aunque los funcionarios no fueron obligados a devolver el dinero recibido porque las gratificaciones, definidas como «sobresueldos» en la denuncia, «en principio no serían ilegales».

Presupuestos

La oposición cuestionó la reacción de Nozal y tachó de «inadmisible» que su equipo de Gobierno «diga que no se ha dado cuenta de esta situación hasta ahora, después de elaborar los presupuestos del Patronato de Deportes durante tres años». Coincidiendo con la jubilación del antiguo interventor municipal, que permaneció en el cargo durante 39 años, Nozal disolvió el Patronato, cuyas tareas fueron absorbidas por el Ayuntamiento. Tras conocer la existencia de gratificaciones superiores a los 100.000 euros anuales, representantes sindicales de UGT, UPLB y CC OO registraron un escrito para aclarar que estos pagos extraordinarios no se habían negociado «ni con los sindicatos ni con otros órganos de representación de los trabajadores».

Nozal, acusado en la denuncia de «no promover la persecución de un posible delito», alega que todo obedece a «una persecución política». El exalcalde, también investigado por la subasta exprés de una vivienda, recuerda que puso fin a estos pagos en 2014 y que «nadie impugnó nunca las cuentas del Patronato en los plenos». El exalcalde sostiene que al actual Gobierno municipal «le interesa que salga mi nombre como investigado» y cuestiona que no se haya denunciado «a quienes permitieron esto desde los años ochenta». «¿Es que solo vienen a por mí?», se pregunta Nozal, que asegura que colaborará, «como siempre», con la justicia.

Temas