Diario Sur

Más de mil empresarios se darán cita en el V Congreso Andaluz del Juego

a

gómez. El Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos acoge entre hoy y mañana la quinta edición del Congreso Andaluz del Juego, que congregará a más de mil empresarios. El sector analizará la recuperación de sus indicadores económicos tras un lustro de caídas como consecuencia de la crisis. El juego genera cerca de 12.200 empleos directos e indirectos en Andalucía a través de las más de 880 empresas operadoras, que gestionan casi 30.000 máquinas recreativas y 687 salones de juego. El acto inaugural estará presidido por el director general de Patrimonio de la Junta de Andalucía, Antonio Miguel Cervera, y por la primera teniente de alcalde de Torremolinos, Maribel Tocón. Desde el Palacio de Congresos también han confirmado la presencia del director de Ordenación del Territorio y Administración Local de la Junta de Castilla y León, Luis Miguel González; el responsable de Tributos, Ordenación y Gestión del Juego de la Comunidad de Madrid, Fernando Prats, y el director de Juego del Gobierno del País Vasco, Aitor Mikel Uriarte.

El congreso está organizado por la Federación Andaluza de Asociaciones de Máquinas Recreativas, Salones y Ocio (Anmare), la Asociación Andaluza de Salones de Juego, Recreativos y de Ocio (Andesa) y la Asociación Andaluza de Comercializadores y Distribuidores de Máquinas Recreativas (Acodisa) y dispondrá de cerca de 1.600 metros cuadrados de exposición donde más de una veintena de empresas mostrarán sus máquinas tipo B de última generación y de apuestas deportivas.

Según las asociaciones organizadores, el sector del juego privado en Andalucía reportará a las arcas públicas más de 162 millones de euros este año en concepto de tasas, cuatro millones más que en 2014. A la cita acudirán profesionales pertenecientes a empresas fabricantes, operadoras, distribuidoras y titulares de salones. Los ingresos de este sector cayeron entre un 40 y un 51 por ciento entre 2010 y 2014, un descenso que se ha frenado este año. Desde el congreso aseguran que los cambios normativos que regulan la actividad «alientan las expectativas de crecimiento».