Diario Sur

Detenido un traficante de drogas y armas por un asesinato en Mijas el pasado año

  • Este hecho inició un enfrentamiento entre dos bandas criminales que ha provocado otras siete muertes

La Guardia Civil ha detenido, en el marco de la denominada operación 'Geraneo', a un traficante de drogas y armas por el presunto asesinato de Gary Hutch, de 30 años y nacionalidad irlandesa, cometido en Mijas (Málaga) el pasado año.

Los hechos se produjeron el 24 de septiembre de 2015 en la localidad malagueña cuando el presunto asesino se adentró en una urbanización y tiroteó a la víctima provocándole la muerte en el acto. Los investigadores barajaron desde un primer momento la hipótesis del ajuste de cuentas, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

El asesinato de Hutch, han precisado, supuso el inicio de un enfrentamiento entre dos organizaciones criminales irlandesas conocidas por dedicarse al tráfico de drogas a nivel internacional, tráfico de armas y blanqueo de capitales.

De hecho, como represalia a este asesinato, entre febrero y agosto de 2016 se produjeron en Irlanda y Calviá (España) un total de siete asesinatos de miembros de ambas organizaciones.

Ahora, se ha detenido al presunto autor material del homicidio. Asimismo, se han realizado cuatro registros en domicilios del entorno del asesino y en un gimnasio de la localidad malagueña de Marbella, donde se intervinieron varios vehículos, armas y numerosos teléfonos móviles.

Con esta operación, según la Guardia Civil, se esclarece la tercera muerte violenta ocurrida en Mijas durante el pasado verano. Las dos anteriores fueron resueltas en el marco de la operación 'Rencilla', en la que se esclareció un asesinato ocurrido en mayo de 2015 y en la que fueron detenidas 14 personas y se intervinieron 32 kilogramos de cocaína; y la operación 'Campanales', en la que se aclaró el asesinato de un ciudadano colombiano ocurrido el 17 de septiembre, siendo detenidas tres personas, además de intervenirse dos kilos de cocaína y cinco armas de fuego.

La investigación ha sido dirigida por la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga con el apoyo de otras Unidades del Cuerpo, y la colaboración de Europol y la Garda irlandesa, que ha desplazado a varios agentes a España además de integrar a varios guardias civiles en sus investigaciones en Irlanda.