Diario Sur

Condenan a dos bancos a devolver casi 50.000 euros a un británico por la compra de un piso que no se construyó en Mijas

  • El afectado, que había adquirido la vivienda para disfrutarla con su hijo, firmó un contrato con la promotora Aifos

Hacía 30 años que acudía a España. De esta forma conoció Mijas, una localidad en la que se fijó y en la que decidió que se asentaría. Puso la maquinaria en marcha para lograr su objetivo y trasladarse hasta el municipio desde los Estados Unidos, donde vivía habitualmente, por lo que invirtió el dinero de sus ahorros en una vivienda que, sin embargo, nunca llegaría a construirse. Pese a que su plan fracasó, ahora una juez ha condenado a dos bancos a devolver a este británico casi 50.000 euros por lo ocurrido.

El afectado, que había comprado el piso para disfrutarlo con su hijo, firmó con Aifos Arquitectura y Promociones Inmobiliaria SA un contrato de adquisición de vivienda en construcción el 12 de agosto de 2003. Se trata de una casa que se ubicaría en el conjunto residencial Aifos Hipódromo, en el término municipal de Mijas.

Según se explica en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, el comprador abonó anticipadamente 70.251,50 euros conforme a la forma de pago establecida en el contrato. Pero la vivienda no fue entregada en plazo, por lo que el Juzgado de Primera Instancia número 10 de Málaga dio por resuelto el acuerdo obligándose al promotor a la devolución de las cantidades. Incluso esta resolución llegó a ser confirmada por los magistrados de la Sección 6 de la Audiencia Provincial de Málaga en 2013.

Ahora la titular del Juzgado de Primera Instancia número 8 de Málaga estima parcialmente la demanda contra el Banco Popular y el Banco de Santander interpuesta por el afectado, que ha estado representado por el despacho Ley 57 Abogados. De esta forma, los dos bancos tendrán que devolver lo ingresado en las cuentas de la promotora Aifos por la responsabilidad que tienen las entidades bancarias de haber admitido ingresos de los compradores sin haber comprobado que existieran garantías.

En concreto, el Banco Popular tendrá que abonar al perjudicado 29.100 euros, más los intereses legales devengados desde la fecha de la reclamación judicial, y el Santander 20.575,75 euros.

Según los fundamentos de derecho, en la compraventa de viviendas que admitan ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial y la correspondiente garantía responderán frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas por los compradores e ingresadas en la cuenta o cuentas que el promotor tenga abiertas en dicha entidad.

Temas