Diario Sur

Vecinos de La Nogalera denunciarán al Ayuntamiento por «ruido continuo»

Los residentes de La Nogalera solicitan que algunos eventos sean reubicados. :: a. g.
Los residentes de La Nogalera solicitan que algunos eventos sean reubicados. :: a. g.
  • La plaza acoge el grueso del nuevo programa cultural del Consistorio, que los residentes consideran «excesivo y poco diversificado»

Los residentes de la plaza de La Nogalera denunciarán al Ayuntamiento de Torremolinos por «ruido continuo». Los vecinos, que aseguran haber trasladado sus quejas al Gobierno local «en varias ocasiones», solicitan que el Consistorio reubique las actividades de su renovado programa cultural a otros espacios, como el campo de fútbol municipal, el Palacio San Miguel, el recinto ferial o el Palacio de Congresos. Aunque el problema «viene de largo», decenas de residentes de los edificios colindantes a La Nogalera sostienen que los ruidos «se han agravado» este verano por la celebración de conciertos y eventos «todos los fines de semana». Desde el Ejecutivo liderado por el socialista José Ortiz aseguran que la programación cultural «respeta los horarios y supone un enorme atractivo para vecinos y turistas».

Pese a que el Ayuntamiento alega que la actividad musical «ha terminado en todos los casos en torno a las doce de la noche», los vecinos recuerdan que numerosos eventos, como la celebración del décimo aniversario de la marca turística Andalucía, el Funky Town Festival o los conciertos del Orgullo LGTBI, «se han prolongado hasta altas horas de la madrugada». La secretaria general del Partido Popular en Torremolinos y líder de la oposición, Margarita del Cid, afirmó ayer tener constancia de que los vecinos de La Nogalera «han trasladado sus malestar al Ayuntamiento» y acusó al Gobierno municipal de «tener un doble, triple y hasta cuádruple rasero en función de la procedencia de las quejas».

El Consistorio ha ubicado el grueso de su programa cultural en la céntrica plaza, que en los últimos meses ha sido escenario de una pasarela de moda, un festival de cerveza artesanal, el musical infantil 'Quimrock y sus mascotas', jornadas gastronómicas con 'food trucks' instaladas más allá de medianoche, sesiones de djs con motivo de festivales como el MadBear, eventos deportivos y decenas de conciertos como los de Marta Sánchez, Chenoa, Jitterbug Jazz Group, Astrokepler o Al Supersonic & The Teenagers, la mayoría de ellos enmarcados en festivales prolongados durante varios días. El Gobierno local defiende que este tipo de actividades «forman parte de la necesaria regeneración cultural y comercial» de Torremolinos y tienen «una importante repercusión económica en los negocios» del entorno. Los vecinos, sin embargo, denuncian que la acumulación de eventos vulnera su derecho al descanso.

Dinamización cultural

El PP ya ha solicitado «la dinamización» de otras plazas, «no sólo La Nogalera y Costa del Sol», donde el Ayuntamiento prevé construir un gran bulevar. Desde el Ejecutivo socialista sostienen que este verano se han programado conciertos «en las plazas de Andalucía, Independencia, Chiriva, García Lorca y Adolfo Suárez», aunque reconocen que La Nogalera, por su ubicación, «suele acoger eventos para los más jóvenes, pero siempre equilibrando las necesidades de ocio y el derecho al descanso».

Las denuncias por ruido no son una novedad en Torremolinos, que ayer puso en marcha la primera comisión de investigación de su historia para conocer las causas por las que no fueron atendidas las quejas de varios vecinos afectados por el ruido de algunos chiringuitos que durante años cerraron de madrugada, mucho después de lo establecido en sus licencias. El asunto fue denunciado por la Fiscalía, que detectó un posible delito de prevaricación después de comprobar que entre 2010 y 2014, bajo mandato del PP, el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) y varios ciudadanos habían interpuesto quejas que fueron ignoradas. El Juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos mantiene abiertas diligencias previas como consecuencia de esta supuesta inacción del Ayuntamiento en la anterior legislatura.