Una turista de Estocolmo adopta una gatita ciega y abandonada en Torremolinos

Pippi casi lista para viajar a Noruega.
Pippi casi lista para viajar a Noruega. / José A. Díaz
  • Hasta hace pocos días vagaba ciega y hambrienta por las calles, con sus tres hermanos, y con la amenaza de las enfermedades y los coches

Pippi tiene ya su pasaporte, sus vacunas y su chip de identidad. Ya tiene todo listo para viajar a Estocolmo donde le espera una familia de acogida. Hoy Pippi una gatita sana, juguetona, parece una cachorrita como cualquier otra. Pero hasta hace días vagaba ciega y hambrienta por las calles de Torremolinos.

Esta cachorrita de tan solo 4 meses vivía con una colonia de gatos abandonados cerca de Torremolinos centro, en una finca deshabitaba, sobreviviendo al hambre, los parásitos, las enfermedades y los coches.

Así llegó Pippi a su casa de acogida.

Así llegó Pippi a su casa de acogida. / José A. Díaz

Fué un vecino quién comprobó cómo un gatito blanco permanecía inmóvil sobre una muralla, que los otros gatos saltaban para acceder a la calle buscando comida. Al final, comprobó que el era ciego. Lo acogió temporalmente donde comprobó una infección temporal en el ojo y la presencia de parásitos de todo tipo. Con ayuda veterinaria y cariño, Pippi fue recuperando la salud.

Su futuro era incierto, pero su gran oportunidad surgió cuando Michele, una joven turista sueca se enteró de su historia y decidió adoptarla y llevársela a Estocolmo. Desde la clínica Mr Can de Torremolinos se han arreglado todos los papeles y cumplido los plazos sanitarios para que a mediados de diciembre, Pippi viaje a Suecia. Atrás quedarán su vida en la calle y, desgraciadamente, sus 3 hermanos que seguirán su lucha por sobrevivir. Desde la clínica apuntan que puede que en Estocolmo comience un tratamiento contra su ceguera.