Desirée Bea: «Berlín es la cuna alemana de las empresas creadas por jóvenes»

Desirée en el East Side Gallery, uno de los lugares más característicos de Berlín/
Desirée en el East Side Gallery, uno de los lugares más característicos de Berlín

Esta fuengiroleña enamoró de esta ciudad en su primera visita turística y en 2010 partió para explorar nuevas formas de periodismo, que ha conseguido en una agencia de medios

MARI CARMEN JAIME

Quienes conocen a Desirée Bea aseguran que, pese a ser hija de granadino y alemana, jamás se sentía completamente identificada con ninguno de los dos estereotipos que están en el imaginario colectivo. Sin embargo, la curiosidad de vivir en una ciudad metropolitana y la complicada situación económica que vivía España en 2010, movieron el espíritu aventurero de esta periodista fuengiroleña que decidió partir hacia tierras bávaras para conocer de cerca el estilo de vida europeo.

Cuatro años han pasado desde que fijó su residencia en Berlín, ciudad que había visitado en varias ocasiones como turista antes de iniciar una nueva vida y donde residía una amiga de la infancia. Ahora, su plan a medio plazo pasa por permanecer más tiempo en la capital alemana: «tengo claro que volveré a España, pero aún no sé cuando». Entre sus aspiraciones, actualmente está la de abrirse puertas en nuevas facetas del periodismo, más allá de ser redactora o fotógrafa.

Y es que, desde su llegada, esta joven fuengiroleña ha sido de las afortunadas que, aunque combinándolo con otros trabajos, ha podido dedicarse a aquello para lo que se formó profesionalmente. Trabaja de documentalista de prensa para Landau Media, una agencia que se dedica a la observación de medios y que cuenta con más de 200 empleados.

La jornada laboral arranca a las 06.00 horas, dejando ahora mucho tiempo libre para una apasionada de la fotografía y el cine que, nada más llegar, aprovechó para trabajar además en otros sectores. Al principio lo combinó con la gastronomía, después hizo las veces de freelance con encargos para traducir un libro y varias páginas webs; incluso colaboró en un proyecto para crear un portal de empleo destinado a los jóvenes.

Cuando quienes conocen a Desirée le preguntan por Berlín rememora las palabras del todavía alcalde, Klaus Wowereit, «es pobre, pero sexy» y, en su opinión «esa idea lo resume bastante bien». El 80% de la economía se basa en el sector terciario. Por otro lado se nutre de la industria farmaceútica, la ingeniería biomédica, la biotecnología, los medios de comunicación y la industria cultural en general. Uno de los fenómenos más representativos de la capital bávara es que se ha convertido en la cuna de los start-ups: empresas nuevas creadas por jóvenes que lanzan un producto innovador al mercado. «De hecho, la capital alemana está por delante de otras grandes ciudades como Colonia, Hamburgo o Múnich».

Vivir en el extranjero no ha impedido que la periodista haga nuevos amigos españoles «sobre todo andaluces con mucho arte», aunque también está integrada con el día a día de su ciudad; «con los alemanes cuesta más romper el hielo porque requiere mucho tiempo». Aun así, reconoce que ya comparte aficiones con ellos, como su pasión por la serie Tatort «que traducido es El lugar del crimen». Se emite cada domingo a las 20:15 horas. «Alemania se paraliza, es como un partido de fútbol: la gente queda con los amigos en una casa o incluso en un bar para verlo».

A Fuengirola regresa cada vez que las vacaciones se lo permiten, normalmente dos veces al año: en navidad y verano. Cuando regresa a Berlín reconoce que su bronceado es la envidia de la oficina. Y es que, admite que lo que una de las cosas que peor lleva es el invierno, «no por el frío, sino por la falta de luz, ya que a las 15.30 se hace de noche y es horrible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos