Más de 1.400 personas reclaman un apeadero en Nueva Torrequebrada

Más de 1.400 personas reclaman un apeadero en Nueva Torrequebrada

El Ayuntamiento de Benalmádena propone financiar las obras con cargo a su propio superávit, para lo que necesita autorización del Gobierno central

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Vecinos de Nueva Torrequebrada, en Benalmádena, han constituido una plataforma para reclamar la construcción de un apeadero para la línea de Cercanías que une Málaga y Fuengirola. Más de 1.400 residentes han firmado un documento solicitando al Ministerio de Fomento la creación de una parada debido a la lejanía de los apeaderos más cercanos y a la expansión urbanística y poblacional de la zona. El alcalde, Víctor Navas (PSOE), insta al Gobierno central a autorizar que el Ayuntamiento destine parte de su superávit para financiar los trabajos. Al no formar parte de sus competencias, el Consistorio no puede hacerse cargo de las obras, aunque dispone de fondos para ello.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ya respondió en diciembre que no prevé construir una estación en Nueva Torrequebrada. Fomento alega que el interés de esta instalación «está ligada al desarrollo urbanístico en Benalmádena», por lo que sería necesario un estudio justificativo que analice la demanda potencial, las alternativas de ubicación o el coste, entre otros elementos. Sobre el proyecto, por lo tanto, «no existe una planificación detallada», según explican en una respuesta parlamentaria pese a las reiteradas reivindicaciones vecinales, que llegaron hasta el pleno del Ayuntamiento, donde fue aprobada por unanimidad, incluido el grupo municipal popular, la solicitud de una parada en Nueva Torrequebrada, una zona en pleno desarrollo donde viven más de 4.000 personas.

La construcción de un apeadero en Nueva Torrequebrada ha sido objeto de solicitudes vecinales desde la consolidación de la urbanización. En marzo de 2015, Fomento anunció la redacción de un proyecto para esta infraestructura que sería sufragado por el Gobierno central a través de su Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). A finales de ese mismo año, el Ayuntamiento recibió la firma de más de mil vecinos de la zona, petición que fue trasladada a los organismos correspondientes sin obtener, hasta el momento, respuesta oficial al respecto. «La necesidad de un apeadero es clara y su construcción traerá efectos positivos como la reducción del trafico rodado, la mejora de accesos a las playas de la zona y la dinamización comercial», explicó la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Ana Scherman, durante su intervención plenaria. Ahora los vecinos vuelven a unir fuerzas presentando 1.400 firmas para la construcción del apeadero.

Distancias

Nueva Torrequebrada se encuentra a más de seis kilómetros de Arroyo de la Miel. Aunque su enlace con los núcleos de interés del municipio está resuelto por carretera, el apeadero más cercano del Cercanías se encuentra a una distancia considerable. «Es un recorrido largo y complicado desde cualquier punto de la urbanización», detallan los residentes. Se trata de una urbanización donde residen más de 4.000 personas, compuesta principalmente por familias jóvenes, jubilados y residentes extranjeros.

La propuesta, presentada por el PSOE en la sesión plenaria de julio de 2017, fue aprobada por los seis grupos políticos y los tres concejales no adscritos que forman la corporación municipal. Con su respuesta, Fomento, que tardó años en aprobar el inicio de las obras para remodelar el acceso a Arroyo de la Miel desde la A-7, deja claro que la construcción de esta parada no se encuentra de momento entre sus planes más inmediatos.

No es la primera vez que el Ayuntamiento plantea la posibilidad de financiar con fondos municipales proyectos pertenecientes a áreas donde carece de competencias. Ya lo hizo con la construcción de un instituto, obra que corresponde a la Junta de Andalucía, y con la ampliación del dique exento, competencia del Gobierno central, alegando que tiene superávit para ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos