1964
1968
1972
Carolina del Norte
1976
Estados calificados como ‘seguros’ para los Demócratas
1980
15 votos electorales
1984
Lyndon Johnson | Barry Goldwater
Estados calificados como ‘seguros’ para los Republicanos
Menos de un año después del asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson avasalló a Barry Goldwater con 486 votos en el colegio electoral frente a los 52 del republicano. La conmoción por la tragedia vivida en Dallas y la radicalidad de las propuestas del senador por Arizona, partidario del recorte de los programas sociales y del uso de las armas nucleares, sirvió para endosar un duro golpe a los republicanos.
Uno de los lemas más populares de la política estadounidense reza: “As goes Ohio, so goes the nation” (así va Ohio, así va el país). John F. Kennedy fue el último candidato que logró alcanzar la Casa Blanca pese a perder en Ohio. Los aspirantes otorgan al ‘Buckeye State’ un papel clave. Sorprendió por ello la decisión del equipo de Clinton de darlo por perdido, ateniéndose a las encuestas que preconizaban una victoria de Trump. Clinton ha prestado a Ohio escasa atención, convencida de que la victoria en otros 'swing states' le permitiría llevarse la carrera aun desechando este territorio, pero la polémica desatada a raíz de la difusión de un vídeo con declaraciones misóginas del republicano le devolvió sus opciones de victoria.
270 mín. necesario
estados
‘Independientes’
111 ‘swing state'
486 | Demócratas
Republicanos | 52
1988
1992
1996
2000
2004
2008
2012
2016
Richard Nixon | Hubert Humphrey | George Wallace
El antiguo vicepresidente Richard Nixon regresó ocho años después de ser derrotado por John F. Kennedy para imponerse a Hubert Humphrey con 301 votos en el colegio electoral, frente a los 191 del demócrata. George Wallace, gobernador de Alabama, se presentó como independiente y obtuvo 46 votos electorales en cinco estados sureños con un programa que promovía la segregación racial y que hizo mella en los demócratas.
191 | Demócratas
Republicanos | 301
Independientes
Richard Nixon | George McGovern
Richard Nixon reeditó su triunfo de 1968 al aplastar a un George McGovern que solo se fue capaz de imponerse en Massachusetts y en el Distrito de Columbia. Las aspiraciones de los demócratas quedaron cercenadas por una campaña desastrosa que incluyó la necesidad de reemplazar en plena carrera electoral al compañero de fórmula de McGovern, Thomas Eagleton, al difundirse la noticia de que había sido internado a causa de una depresión.
17 | Demócratas
Republicanos | 520
‘Swing States’
Gerald Ford | Jimmy Carter
Jimmy Carter se impuso al por entonces presidente, Gerald Ford, al lograr 297 votos en el colegio electoral, frente a los 240 del republicano que había llegado a la Casa Blanca tras la dimisión de Richard Nixon. La sombra del ‘Watergate’ marcó la campaña que llevó a la Casa Blanca al por entonces gobernador de Georgia.
297 | Demócratas
Republicanos | 240
Ronald Reagan | Jimmy Carter
Ronald Reagan, antiguo actor y gobernador de California, conquistó la Casa Blanca al doblegar al por entonces presidente Jimmy Carter por 489 votos del colegio electoral frente a los 49 del demócrata. La mala marcha de la economía lastró al demócrata, cuyas esperanzas de victoria quedaron definitivamente sepultadas a causa de la ‘crisis de los rehenes’ secuestrados en Irán.
49 | Demócratas
Republicanos | 489
Ronald Reagan | Walter Mondale
Ronald Reagan barrió a Walter Mondale al recabar 525 apoyos en el colegio electoral, contra los 13 de su oponente. El demócrata únicamente venció en Minnesota, su estado natal, y en el distrito de Columbia. La popularidad del republicano, propulsada por la buena marcha de la economía y su política de mano dura con la Unión Soviética, propició una victoria sin precedentes por su contundencia.
13 | Demócratas
Republicanos | 525
George H. W. Bush | Michael Dukakis
George H.W. Bush derrotó a Michael Dukakis con una arrolladora mayoría en el colegio electoral: 426 votos frente a 111. El candidato demócrata, por entonces gobernador de Massachusetts, quedó marcado por la fría respuesta en un debate al ser interpelado acerca de si mantendría su oposición a la pena de muerte aún en el caso de que su esposa fuese violada y asesinada, lo que fue aprovechado por los republicanos para tacharle de aspirante desprovisto de sentimientos.
111 | Demócratas
Republicanos | 426
Bill Clinton | George H. W. Bush
Tras una campaña marcada por los escándalos sexuales y la mala marcha de la economía, el por entonces gobernador de Arkansas, Bill Clinton, impidió un segundo mandato de George H. W. Bush al obtener 370 votos en el colegio electoral, por los 168 del republicano. Decisiva resultó la participación en la contienda de Ross Perot, quien logró casi 20 millones de votos como candidato independiente.
370 | Demócratas
Republicanos | 168
Bill Clinton | Bob Dole
Bill Clinton mantuvo el control de la Casa Blanca tras imponerse en los comicios a Bob Dole y Ross Perot, candidato del Partido de la Reforma que obtuvo algo más de ocho millones de votos. El demócrata recabó 379 votos en el colegio electoral, frente a los 159 del aspirante republicano en unos comicios en los que se vio beneficiado por la buena marcha de la economía.
379 | Demócratas
Republicanos | 159
George W. Bush | Al Gore
En una de las elecciones más controvertidas de la historia, George W. Bush devolvió a los republicanos a la Casa Blanca al derrotar al vicepresidente saliente, Al Gore, por 271 votos en el colegio electoral frente a los 266 de su contrincante. La clave estuvo en Florida, donde el por entonces gobernador de Texas se llevó la victoria tras una enconada disputa que se resolvió en los tribunales.
266 | Demócratas
Republicanos | 271
George W. Bush | John Kerry
George W. Bush logró el beneplácito de los electores para un segundo mandato al recabar 286 apoyos en el colegio electoral frente a los 251 del candidato demócrata, John Kerry. Respecto a los resultados del año 2000, los republicanos cedieron New Hampshire pero conquistaron Iowa y Nuevo México, donde cuatro años antes se había impuesto Al Gore.
251 | Demócratas
Republicanos | 286
Barack Obama | John McCain
El por entonces senador por Illinois Barack Obama barrió en el colegio electoral a John McCain: 365 frente a 173. La ilusión que despertó el primer candidato negro escogido por uno de los dos grandes partidos permitió a los demócratas recuperar estados que en anteriores convocatorias habían caído del lado de los republicanos como Colorado, Nuevo México o Nevada.
365 | Demócratas
Republicanos | 173
Barack Obama | Mitt Romney
Barack Obama doblegó a Mitt Romney al obtener 332 votos en el colegio electoral frente a los 206 del republicano. El demócrata logró retener todos los estados en los que venció en 2008 salvo Indiana y Carolina del Norte. También se impuso en el sufragio popular, con 62.615.406 votos, por los 59.142.004 del exgobernador de Massachusetts.
332 | Demócratas
Republicanos | 206
 
Republicanos | 161
Pulsa en los estados ‘Swing State’ (representados en gris) para saber más. O desplázate por la línea temporal para ver el histórico de resultados de EEUU.
Decantado claramente en favor de George W. Bush en 2004, cayó del lado de Obama en 2008 y Romney lo recuperó para los republicanos cuatro años después. Las encuestas otorgan en esta ocasión ventaja a Clinton desde comienzos de octubre, al verse beneficiada la candidata demócrata por su mejor desempeño en el primer debate y por la elección como compañero de ‘ticket’ de Tim Kaine, senador del vecino estado de Virginia.
29 votos electorales
Florida
El estado que dio las elecciones a George W. Bush en 2000 tras la polémica de las ‘papeletas mariposa’ se tornó de azul en las dos elecciones ganadas por Obama. Clinton mantiene una ligera ventaja sobre Trump en las encuestas y se aferra al alto porcentaje de hispanos para certificar su triunfo sobre un Trump que confía en la hostilidad del exilio hacia la apertura a Cuba emprendida por la Administración Obama para retener parte de ese voto crucial para adjudicarse los 29 votos electorales.
Iowa
6 votos electorales
Uno de los ‘swing states’ donde Trump tiene mayores posibilidades que Clinton, a la que aventaja en las encuestas desde comienzos de septiembre. La composición socio-demográfica de este estado del medio oeste, donde los blancos son abrumadora mayoría (92%) y cuyo mayor grupo étnico son los descendientes de alemanes, país del que procede también la familia Trump, le convierten en terreno abonado para el republicano. Su mensaje proteccionista cala en una clase trabajadora que se siente golpeada por los tratados comerciales negociados por los demócratas. El bajo porcentaje de titulados universitarios también juega en contra de la aspirante demócrata.
Nevada
Las encuestas en Nevada han evolucionado como una montaña rusa desde el comienzo de la carrera entre Clinton y Trump. Del dominio de la demócrata hasta la primera quincena de septiembre se pasó a la preponderancia del republicano en la segunda parte de ese mes y la ventaja nuevamente de la ex secretaria de Estado tras el primer debate presidencial. A favor de ésta juega el poder de los sindicatos en un territorio en el que Trump construyó un lujoso edificio, el Trump Hotel Las Vegas, y en contra del magnate pesa el voto latino, que cada vez tiene mayor importancia en Nevada.
Ohio
18 votos electorales
Georgia
16 votos electorales
Tradicional bastión republicano, Trump lidera las encuestas, pero el solo hecho de que se haya convertido en unos de los 'swing states' es ya un triunfo para los demócratas, que solo contaban con pescar Florida en el sudeste de Estados Unidos. Bill Clinton, en 1992, fue el último candidato demócrata a la Casa Blanca que ganó en este estado, aunque lo perdió cuatro años después y desde entonces siempre se ha decantado por el rojo.
Arizona
11 votos electorales
Otro feudo de los republicanos que corre peligro en estas elecciones. Clinton y Trump mantienen una escasa distancia en las encuestas en un estado que no cae del lado de los demócrata desde que Bill Clinton lo conquistase en la contienda que libró frente a Bob Dole y Ross Perot en 1996. El anterior precedente de un triunfo demócrata en Arizona data de 1948, cuando cayó del lado de Harry Truman.
Minnesota
10 votos electorales
Richard Nixon, en 1972, fue el último aspirante republicano a la Casa Blanca que logró la victoria en este estado del medio oeste que permaneció fiel a los demócratas incluso en 1980, cuando Ronald Reagan arrolló en el resto del país a Jimmy Carter, y en 1984, cuando el antiguo actor reeditó su abrumadora mayoría en el colegio electoral sobre Walter Mondale. Hillary Clinton lleva ventaja en las encuestas, pero dentro del margen que le concede a Trump alguna opción.
Carolina del Norte Florida Iowa Nevada Ohio Georgia Arizona Minnesota
Carolina del Norte (15 votos electorales) Decantado claramente en favor de George W. Bush en 2004, cayó del lado de Obama en 2008 y Romney lo recuperó para los republicanos cuatro años después. Las encuestas otorgan en esta ocasión ventaja a Clinton desde comienzos de octubre, al verse beneficiada la candidata demócrata por su mejor desempeño en el primer debate y por la elección como compañero de ‘ticket’ de Tim Kaine, senador del vecino estado de Virginia.
‘Wing States’
Estados  ‘seguros’ para los Demócratas
Estados  ‘seguros’ para los Republicanos
Florida (29 votos electorales) El estado que dio las elecciones a George W. Bush en 2000 tras la polémica de las ‘papeletas mariposa’ se tornó de azul en las dos elecciones ganadas por Obama. Clinton mantiene una ligera ventaja sobre Trump en las encuestas y se aferra al alto porcentaje de hispanos para certificar su triunfo sobre un Trump que confía en la hostilidad del exilio hacia la apertura a Cuba emprendida por la Administración Obama para retener parte de ese voto crucial para adjudicarse los 29 votos electorales.
Iowa (6 votos electorales) Uno de los ‘swing states’ donde Trump tiene mayores posibilidades que Clinton, a la que aventaja en las encuestas desde comienzos de septiembre. La composición socio-demográfica de este estado del medio oeste, donde los blancos son abrumadora mayoría (92%) y cuyo mayor grupo étnico son los descendientes de alemanes, país del que procede también la familia Trump, le convierten en terreno abonado para el republicano. Su mensaje proteccionista cala en una clase trabajadora que se siente golpeada por los tratados comerciales negociados por los demócratas. El bajo porcentaje de titulados universitarios también juega en contra de la aspirante demócrata.
Nevada (6 votos electorales) Las encuestas en Nevada han evolucionado como una montaña rusa desde el comienzo de la carrera entre Clinton y Trump. Del dominio de la demócrata hasta la primera quincena de septiembre se pasó a la preponderancia del republicano en la segunda parte de ese mes y la ventaja nuevamente de la ex secretaria de Estado tras el primer debate presidencial. A favor de ésta juega el poder de los sindicatos en un territorio en el que Trump construyó un lujoso edificio, el Trump Hotel Las Vegas, y en contra del magnate pesa el voto latino, que cada vez tiene mayor importancia en Nevada.
Ohio (18 votos electorales) Uno de los lemas más populares de la política estadounidense reza: “As goes Ohio, so goes the nation” (así va Ohio, así va el país). John F. Kennedy fue el último candidato que logró alcanzar la Casa Blanca pese a perder en Ohio. Los aspirantes otorgan al ‘Buckeye State’ un papel clave. Sorprendió por ello la decisión del equipo de Clinton de darlo por perdido, ateniéndose a las encuestas que preconizaban una victoria de Trump. Clinton ha prestado a Ohio escasa atención, convencida de que la victoria en otros 'swing states' le permitiría llevarse la carrera aun desechando este territorio, pero la polémica desatada a raíz de la difusión de un vídeo con declaraciones misóginas del republicano le devolvió sus opciones de victoria.
Georgia (16 votos electorales) Tradicional bastión republicano, Trump lidera las encuestas, pero el solo hecho de que se haya convertido en unos de los 'swing states' es ya un triunfo para los demócratas, que solo contaban con pescar Florida en el sudeste de Estados Unidos. Bill Clinton, en 1992, fue el último candidato demócrata a la Casa Blanca que ganó en este estado, aunque lo perdió cuatro años después y desde entonces siempre se ha decantado por el rojo.
Arizona (11 votos electorales) Otro feudo de los republicanos que corre peligro en estas elecciones. Clinton y Trump mantienen una escasa distancia en las encuestas en un estado que no cae del lado de los demócrata desde que Bill Clinton lo conquistase en la contienda que libró frente a Bob Dole y Ross Perot en 1996. El anterior precedente de un triunfo demócrata en Arizona data de 1948, cuando cayó del lado de Harry Truman.
Minesota (10 votos electorales) Richard Nixon, en 1972, fue el último aspirante republicano a la Casa Blanca que logró la victoria en este estado del medio oeste que permaneció fiel a los demócratas incluso en 1980, cuando Ronald Reagan arrolló en el resto del país a Jimmy Carter, y en 1984, cuando el antiguo actor reeditó su abrumadora mayoría en el colegio electoral sobre Walter Mondale. Hillary Clinton lleva ventaja en las encuestas, pero dentro del margen que le concede a Trump alguna opción.