Una presentación muy andaluza, un espectacular tipo marino y un despropósito para la segunda jornada de preliminares

La niña del mar /Ñito Salas
La niña del mar / Ñito Salas

La sesión deja la buena noticia de ver nuevas agrupaciones, aunque la mayoría pinchó en sus repertorios

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La segunda jornada de preliminares del Concurso de Agrupaciones de Canto de este Carnaval de Málaga de 2018 deja dos cosas muy claras: que las ganas de cuplés y pasodobles del espectador malagueño son muchas; y que esta noche ha sido algo más floja que la jornada inaugural. Abundaron los grupos de fuera de la capital de la Costa del Sol, y para más inri algunos de ellos participaban por primera vez. La tónica, salvo algunas excepciones, fue la de conjuntos muy voluntariosos pero con repertorios poco interesantes. Eso sí, los tipos, por lo general, han sido bastante correctos y trabajados.

Los Antonio Banderas - Murga *** La playa, ese sitio lleno de lugares comunes

En Rute (Córdoba) no hay playa, pero el primer grupo sabía perfectamente que estaban concursando en Málaga. El escenario se llenó de sillas de vigilantes de la playa que conformaban un tipo correcto de una murga que el año pasado se quedó en las preliminares. Lo más destacable de su actuación, quizá, fueron los dos cuplés. Puigdemont y el ‘procés’ van a estar presentes este año, y eso es algo que hay que ir asumiendo. También hablaron de copiar carteles de Carnaval –o hacerlo con los cuplés– mientras miraban al jurado. Lo más flojo, sin duda alguna, su popurrí. Un conjunto de lugares comunes sobre la playa que ya hemos oído otras (muchas) veces. Fueron despedidos de forma correcta por el público.

La niña del mar - Comparsa ** Un tipo precioso para un estreno aceptable

Las mujeres malagueñas de la comparsa de La niña de mar se estrenaban como grupo, y eso se notó desde el primer acorde. Las voces no fueron las mejores, y las letras no estaban todo lo trabajadas que uno esperaba. Los dos pasodobles, dedicados a las madres, el primero, y al amor en la vejez –el segundo– le faltaban algo de emoción. Los dos cuplés no se salieron del guión: el primero para Puigdemont, y el segundo para Chiquito. «Aunque mi cuplé no sea gracioso como esperas, una mala tarde la puede tener cualquiera», decían. Lo mejor, sin duda alguna, era ese tipo de criaturas marinas y el espectacular faro que coronaba el escenario. La despedida del escenario fue muy calurosa, entre otras cosas porque para ser su debut, cumplieron.

Los comandantes - Murga *** Una presentación digna de pasar de ronda

Uno de los mejores momentos de la noche ha sido la actuación del grupo gaditano (Algeciras) de Los comandantes, que el año pasado se quedaron en semifinales con Los chivatos. El tipo de soldados andaluces quedó muy plasmado con la presentación, lo mejor de todo el repertorio. Un himno de Andalucía algo modificado y con ese final certero: «Andalucía, la que ha conquistado al mundo sin tener que disparar; porque Andalucía es el cielo». A ello le añadieron un primer pasadoble llevado al campo nacional. Unas directrices sobre qué es ser español, en el que disparaban a izquierda y derecha para reivindicar que todo lo que ellos proponían tenía poco que ver con la política y el dinero. El ‘procés’, una vez más, volvió a aparecer en los cuplés, combinado con un estribillo sobre la defensa de la patria andaluza. Correcto popurrí para concluir una actuación que seguramente esté en el límite que les permita pasar a la siguiente ronda.

Además

Venecia sin ti - Comparsa ** Un debut voluntarioso pero con un repertorio fallido

La comparsa de Venecia sin ti era la primera vez que participaba en el Concurso de Canto de Málaga. Y eso, se notó. La presentación, con una estética absolutamente ‘seguidista’ de su nombre, estuvo protagonizada por unas buenas voces para un musical, pero poco habitual para un grupo de carnaval. Formado por mujeres, la comparsa dedicó su primer pasodoble al carnaval en sí mismo, avisando de que si no convencía su repertorio, volverían en 12 meses. Sin embargo, hubo que realizar un esfuerzo importante para entender el fondo de algunas de sus letras en estos pasodobles. Todo lo contrario que sus cuplés, que aunque simplones y con poca gracia, por lo menos no recurrieron al asunto catalán. El popurrí confirmó lo que se preveía desde el inicio. Le pusieron ganas e interés con un tipo interesante, pero en esta primera ocasión que concursan en Málaga, el repertorio fue fallido. Habrá que esperar al año que viene.

Los siervos de Alba - Cuarteto * Una broma de la que solo se rieron cinco

La penúltima agrupación de la noche fue un cuarteto, Los siervos de Alba, dirigido por Alba Prieto, conocida en los diversos foros malagueños como Alba chica latina. De ellos poco se puede decir, principalmente porque el volumen de voz de los miembros del cuarteto era imperceptible, y eso que el que escribe estaba en la primera fila. Y casi que mejor, porque nadie duda de que ellos se lo han pasado genial con todo esto, pero la parodia fue todo menos eso. Apenas una broma provocó la risa, y se notaba que ni siquiera habían ensayado antes de salir al escenario. Luego vinieron los cuplés, que no levantaron la situación. En fin, no pasará este repertorio a los anales del Concurso de Canto. Y eso que tuvieron suerte y no protagonizaron un ‘telonazo’ como muchos pedían desde las butacas.

A toda costa - Murga ** Unos vendedores de playa cantando a los malagueños

La murga gaditana (Los Barrios) regresó a Málaga con un tipo correcto para un repertorio divertido en el que le cantaron al público local y al propio presidente de la Fundación, Rafael Acejo. Los pocos que quedaban a esa hora en el teatro aplaudieron con entusiasmo, pero el pase está difícil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos