La Viñuela vuelve a abastecer a los regantes que superaron el consumo en diciembre

El embalse de La Viñuela se encuentra al 21,9% de su capacidad total. :/Eugenio Cabezas
El embalse de La Viñuela se encuentra al 21,9% de su capacidad total. : / Eugenio Cabezas

Agricultores ponen a punto pozos y captaciones en desuso ante la posibilidad de sufrir nuevos cortes en los próximos meses

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La sequía está colocando en una difícil situación a numerosas comunidades de regantes de la Axarquía. De hecho, se estima que casi la mitad de las 82 que hay en la zona regable del plan Guaro terminaron 2017 sin agua del embalse de La Viñuela, obligando a las mismas a tener que recurrir a otros recursos hídricos alternativos -ríos, pozos, balsas y depósitos- e incluso a realizar perforaciones con toda urgencia con el fin de poder seguir regando sus explotaciones.

Los cortes llevados a cabo durante este mes de diciembre en la Axarquía, que es la comarca que se encuentra en peor situación debido al bajo nivel de agua embalsada en la presa de La Viñuela (apenas 36 hectómetros cúbicos, el 22 por ciento de su capacidad total), afectaron en un primer momento a una docena de casos a comunidades regantes que tenían sus expedientes caducados. El objetivo era conseguir que normalizaran su situación. La mayoría ya han presentado la documentación que la Junta les estaba requiriendo, logrando con ello reengancharse al sistema.

Las que con posterioridad vieron que se les cortaba el grifo fue porque excedieron el volumen máximo de agua que tenían asignado para este mes en función de su superficie de cultivo.

La Junta acordó en noviembre pasado reducir un 60% el agua del embalse para regadío para garantizar el abastecimiento a la población durante dos años. La medida limita a sólo 10 hectómetros cúbicos el volumen máximo que los regantes podrán disponer de agua embalsada para el riego de sus explotaciones hasta el próximo 30 de septiembre de 2018, salvo que el comité de gestión del sistema acuerde otra cosa en febrero próximo, que es cuando volverá a reunirse, para ver cómo se han comportado las precipitaciones. El pasado año hidrológico el regadío de la comarca dispuso de 23 hectómetros cúbicos.

Según fuentes del sector, se estima que casi la mitad de las 82 comunidades incluidas en la zona regable del plan Guaro finalizaron 2017 sin agua del embalse en plena cosecha de aguacate, el cultivo tropical más sensible de todos a la falta de agua. Los cortes se llevaron a cabo en algunos casos hace más de dos semanas.

La Junta ha reanudado el suministro a las mayoría de las comunidades afectadas con el inicio del año 2018. Salvo las que tienen el expediente caducado y no han presentando ninguna documentación, que son una minoría, las demás han vuelto a tener agua de la presa de La Viñuela. Esto supone una gran tranquilidad para los productores de frutas tropicales, toda vez que los cortes se han producido en plena campaña de recolección del aguacate, un cultivo que no se puede dejar de regar.

El portavoz de la Plataforma de Aguas de la Axarquía y presidente de la comunidad de regantes del valle de Benamargosa, Alejandro Clavero, señaló que han pedido a la Junta que les aclare los recortes en las concesiones de agua a las comunidades.

La zona regable del Guaro abarca 9.902 hectáreas, aunque, según la Junta, la superficie puesta en riego con concesión de aguas reguladas o en trámite es de unas 4.400 hectáreas.

Los regantes de la Axarquía continúan a la espera de que se resuelvan las concesiones de agua regenerada pendientes de las EDARs de Vélez y Algarrobo y de conocer el Decreto de Sequía en el que trabaja la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para el valle del Guadalhorce y la comarca de la Axarquía, anunciado para este mes de enero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos