Vélez-Málaga lleva seis años con las bicicletas de alquiler «arrumbadas» y sin saber qué hacer con ellas

Las bicicletas están todas dañadas o presentan desperfectos que no han sido reparados./SUR
Las bicicletas están todas dañadas o presentan desperfectos que no han sido reparados. / SUR

El alcalde, Antonio Moreno Ferrer, reconoce que «están para tirarlas», aunque afirma que una empresa se ha interesado en explotar el servicio

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Si hay un servicio en el que el Ayuntamiento de Vélez, durante las tres últimas legislaturas, ha demostrado una total incapacidad este es el de préstamo de bicicletas. En 2010, la Agencia Andaluza de la Energía, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, entregó al Consistorio un centenar de bicicletas con la finalidad fomentar y facilitar el uso de este tipo de vehículos en los desplazamientos por la ciudad y así rebajar los niveles de la contaminación originada por el tráfico rodado. Se llegaron a instalar una decena de bancadas desde las cuales los vecinos podían alquilarlas y utilizarlas para sus desplazamientos. Tras seis meses encerradas bajo llave, el Ayuntamiento decidió en abril de 2011 poner en servicio las bicis y el sistema de préstamo, pero se olvidó de contratar la reposición de piezas en caso de averías, pérdidas o robo. La experiencia, que fue gestionada por el propio Consistorio, duró sólo tres meses, de manera aque en junio se vio obligado a suspenderlo. Sin contrato de reposición de piezas para reparar las bicicletas que se iban deteriorando, el Ayuntamiento se vio obligado a ir retirando de manera paulatina la totalidad de las unidades, aun cuando había mil usuarios inscritos para poder alquilarlas.

La cuestión es que han pasado desde entonces seis años y las bicicletas se encuentran «arrumbadas», inutilizadas y deteriorándose cada día un poco más. Tanto es así, que el propio alcalde, el socialista Antonio Moreno Ferrer, ha reconocido que están «para tirarlas». En concreto, se encuentran en un almacén en Torre del Mar, apiladas, llenas de polvo, con otros objetos y utensilios encima, y sin perspectivas de que puedan salir a la calle. La instalación de las bancadas y las cien bicicletas supuso una inversión con cargo a la Agencia Andaluza de la Energía de cerca de 150.000 euros.

Según el alcalde, una empresa que dispone de un sistema de aparcamiento de bicis se ha mostrado interesada en el servicio, pero no hay nada cerrado.

Durante la pasada legislatura, el Ayuntamiento, entonces gobernado por el PP, realizó varios intentos para tratar de poner en marcha el servicio de préstamo de bicicletas. La última intentona perseguía incluir dentro del nuevo contrato de señalética que se pretendía sacar a licitación la gestión del servicio de bicicletas. Pero fracasó. En otra anterior, tuvo que reiniciar todo el proceso porque, según se informó en su momento desde el equipo de gobierno del PP, no son propiedad del Ayuntamiento, sino de la Junta de Andalucía. De las 100 que fueron entregadas al Ayuntamiento, dos fueron robadas durante los escasos tres meses que funcionó el servicio, por lo que sólo quedan 98. Sin embargo, todas que quedan presentan daños por actos vandálicos en las ruedas, patillas, pedales, cadenas, manillares y sillines, lo que impedía su utilización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos