El tranvía de Vélez-Málaga llega a 2018 en la misma vía muerta en la que está desde cinco años y medio

Señal de peligro advirtiendo del paso de un tranvía que lleva para seis años sin circular en Vélez. /Eugenio Cabezas
Señal de peligro advirtiendo del paso de un tranvía que lleva para seis años sin circular en Vélez. / Eugenio Cabezas

El Ayuntamiento y la Consejería de Fomento y Vivienda llevan más de dos años para firmar un convenio que permita reanudar la línea

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, anunció en noviembre de 2015 que la Junta de Andalucía iba a financiar el 40 por ciento del déficit de explotación del tranvía de Vélez-Málaga, paralizado desde junio de 2012 y cuyo servicio se querían reanudar este año 2017 el Gobierno andaluz y el Ayuntamiento de la localidad. Sin embargo, algo más de dos años después, el tranvía veleño, que fue el primero Andalucía del siglo XXI, va a acabar 2017 en la misma vía muerta en la que se encuentra desde hace cinco años y medio, y que sólo abandonó durante un periodo de 16 meses para circular, en régimen de alquiler, en la ciudad australiana de Sydney. Las tres unidades con las que cuenta esta línea fueron alquiladas en julio de 2013 a la ciudad más poblada y grande de Australia por un plazo de dos años, aunque regresaron cuatro meses antes de que se cumpliera dicho plazo. Desde entonces los tres trenes permanecen parados en la cosecheras del tranvía, situadas en la avenida Juan Carlos I. No han vuelto a circular por el trazado de 5,9 kilómetros, que suman las dos fases. La segunda, de 1,2 kilómetros de longitud nunca llegó a entrar en servicio.

El Ayuntamiento, a pesar del interés del equipo de gobierno cuatripartito (PSOE, PA, GIPMTM y el edil no adscrito) de reponer el servicio, no ha logrado alcanzar ningún acuerdo para restablecer el servicio tranviario con la empresa adjudicataria del transporte municipal, Alsa, a la vez que tampoco ha sido capaz de reparar los desperfectos que ha sufrido la infraestructura, que ha carecido del más mínimo mantenimiento desde la suspensión de la línea, que une las poblaciones de Vélez y Torre del Mar.

Datos

30
millones de euros supuso su construcción, a los que hay que sumar 7,5 millones de los trenes.
5,9
kilómetros de recorrido entre Vélez y Torre del Mar, incluida la segunda fase. Se puso en marcha el 11 de octubre de 2006 y fue suspendido el 4 de junio de 2012.

El gobierno cuatripartito del Ayuntamiento pidió a Alsa la adquisición de dos nuevas unidades que permitan conseguir una frecuencia de 15 minutos entre trayecto, y acometer las actuaciones dirigidas a reparar los desperfectos, aunque sin éxito. Para la adjudicataria, volver a reponer el tranvía supondrá una modificación sustancia del actual contrato, que se centra sólo y exclusivamente en el transporte de viajeros en autobuses.

Desde su paralización en 2012 sólo ha circulado en alquiler en Sydney durante 16 meses

El tranvía, que entró en funcionamiento en octubre de 2006 conectando el casco urbano de Vélez con Torre del Mar, permanece suspendido desde el 4 junio de 2012 por decisión del que fuera alcalde del municipio, hoy concejal de la oposición, Francisco Delgado Bonilla.

Motivos económicos

El actual portavoz del PP justificó la medida por motivos económicos, al considerar que representaba una importante losa para la economía del Ayuntamiento debido al déficit que generaba. Sin embargo, según el concejal de Transporte y primer teniente de alcalde, Marcelino Méndez-Trelles (PA), con el tranvía suspendido el coste del servicio municipal ha pasado de 1,3 a 1,9 millones de euros.

El Ayuntamiento solicitó a Alsa que acometiera con cargo a la tarifa técnica el arreglo de la infraestructura, a lo que la concesionaria respondió que para ello había que cambiar el contrato. Ante la postura de la empresa, Vélez solicitó a la Junta que aportara el 40% de la inversión necesaria para reparar la infraestructura, cifrada en 1,5 millones de euros. Sin embargo, nada de eso se ha producido. Ante la situación generada, el Ayuntamiento se ha marcado un nuevo plazo para volver a ponerlo en marcha, el verano de 2018. La ejecución del tranvía corrió a cargo de la Junta que invirtió algo más de 30 millones de euros. A esta cantidad hay que sumar la compra de las tres unidades, que significaron 7,5 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos