El Sindicato Médico advierte de que no aceptará cambios en Urgencias que aumenten la carga de trabajo

Profesionales denuncian que el Distrito Sanitario continúa adelante con sus planes en la Axarquía a pesar de que la semana pasada comunicó que se habían paralizado

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Continúa la polémica en torno a los posibles cambios que a la vuelta del verano, a partir del próximo mes de octubre, podría empezar a introducir el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la mayoría de los servicios de Urgencias de la Axarquía. A pesar de que la semana pasada la Junta de Andalucía anunció que, de momento, se paralizaban las modificaciones, el Sindicato Médico de Málaga advirtió ayer no va a aceptar que el nuevo plan «funcione reaprovechando a los médicos que pasan consulta, que a su vez deberían estar prestos para salir a actuar en este otro área», manifestaron.

«Es inadmisible y una prueba más del desprecio con el que el SAS maltrata a los profesionales y a los usuarios de la provincia de Málaga», añadieron. Según manifestó este colectivo, el gerente y el director económico-administrativo de la Axarquía les habría manifestado que «no hay intenciones de dar marcha atrás en las ideas de convertir a los médicos de la atención primaria (médicos de familia y pediatras) en los más exprimidos de todo el sistema cuando no solamente estarán pendientes de sus ya sobresaturados cupos de pacientes sino que deberán estar solícitos para cualquier eventualidad».

«Conocemos que la intención del SAS en la Axarquía es llevar adelante este mecanismo de trabajo como campo de pruebas en la provincia», manifestaron, al tiempo que señalaron que esta situación «de precariedad galopante ya se da en algunas localidades pequeñas de la comunidad andaluza, donde la falta de efectivos obliga a los médicos a atender consultas y si llega una urgencia, cerrar el consultorio, dejando a los pacientes en la calle, y teniendo que atender la prioritaria», dijeron. «Incluso se pretenden modificar las resoluciones de prevención de riesgos laborales, sobre adecuación de puestos de trabajo de los facultativos afectados».

«No hay intención de dar marcha atrás en la idea de convertir a los médicos en los más exprimidos», dicen

Por su parte, la gerencia del Área Sanitaria Este de Málaga desmintió «categóricamente» que se vayan a producir modificaciones en la ordenación de los servicios en los centros de salud y en especial en los servicios de Urgencias. «El SAS, a través del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias (PAUE), tiene la voluntad de fortalecer los servicios de Urgencias de atención primaria, fundamentalmente para priorizar la atención a las emergencias sanitarias y a las urgencias en domicilio y vía pública», dijeron.

«Este propósito precisará de recursos en dispositivos, profesionales y formación. Estos objetivos se consensuarán con los sindicatos y atendiendo a la opinión y expectativas de los profesionales y población», dijeron.

Fotos

Vídeos