Una sesión repleta de protestas y con un vecino desmayado

El salón de plenos del Ayuntamiento de Vélez-Málaga volvió a quedarse ayer pequeño para acoger a los distintos colectivos que querían manifestar su malestar por distintas cuestiones. Así, una sesión más acudieron alrededor de medio centenar de policías locales, convocados por los sindicatos SIP-An, UGT y UPLB, que reclaman una valoración de puestos de trabajo y la aplicación de índices correctores en sus turnos.

Al pleno asistieron también varios vecinos de Almayate, preocupados por la posibilidad de que el Ayuntamiento traslade allí a las familias del poblado chabolista de Casillas de la Vía de Torre del Mar. Asimismo, asistieron las familias que viven en las antiguas casas de maestros del colegio Custodio Puga de Torre del Mar, que van a ser deshauciadas por okupas.

La sesión tuvo además un momento dramático, cuando uno de los asistentes, hermano del primer teniente de Alcalde, Marcelino Méndez-Trelles (PA), sufrió un desvanecimiento, por lo que precisó asistencia médica y fue trasladado en ambulancia al hospital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos