«Nos sentimos estafados, ha sido el peor viaje de estudios de nuestra vida»

Los estudiantes torroxeños, en uno de los puertos, saliendo por la zona de carga del 'Rhapsody', de la naviera italiana GNV. /
Los estudiantes torroxeños, en uno de los puertos, saliendo por la zona de carga del 'Rhapsody', de la naviera italiana GNV.

Más de 200 alumnos y una decena de profesores de Torrox, Marbella, Antequera y Cortes se quejan del «pésimo» servicio en un crucero que salió de Málaga

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Vendieron mantecados, organizaron rifas de cestas navideñas y pidieron a sus padres un esfuerzo extra para reunir los alrededor de 750 euros que costaba cada pasaje. Sin embargo, el que iba a ser el viaje de estudios soñado se convirtió en «una auténtica pesadilla». «Nos sentimos estafados, ha sido el peor viaje de estudios de nuestra vida», aseguraron alumnos del IES Jorge Guillén de Torrox, uno de los cuatro centros malagueños que contrató el crucero Rhapsody, de la naviera italiana GNV. El viaje lo realizaron entre el 2 y el 8 de abril pasados, con salida y regreso en el puerto de Málaga.

La práctica totalidad de los alrededor de 1.600 pasajeros eran alumnos y profesores de 43 institutos andaluces y castellano-manchegos, que habían visto en este recorrido un buen viaje de estudios justo después de la Semana Santa. Sin embargo, la publicidad que les dieron no coincidió «en absoluto» con lo que se encontraron. «Suciedad en los camarotes y en muchas de las estancias del barco, la comida malísima y con muy poca variedad y falta de seguridad». Así resume Mercedes Ariza, profesora de Inglés en el instituto torroxeño, «el nefasto crucero», que les llevó por Nápoles, Roma, Florencia y Mallorca.

En el pasaje había 206 alumnos de la provincia, pertenecientes a los institutos Victoria Kent de Marbella (87), el mencionado Jorge Guillén (58), Los Colegiales de Antequera (42) y el IES Andrés Pérez Serrano de Cortes de la Frontera (19). «Nada más salir de Málaga la cosa ya no pintaba bien, porque el barco zarpó con más de una hora de retraso», relató ayer Ariza, que se reunió con un grupo de padres y alumnos para confeccionar una reclamación conjunta que presentarán a la agencia local de viajes con la que contrataron el crucero. Además, la llevarán a la oficina municipal de consumo para que la tramite ante la Junta de Andalucía.

El barco acogió a policías en Barcelona por el 1-O.
El barco acogió a policías en Barcelona por el 1-O.

«Ellos nos dicen que se sienten igual de estafados que nosotros, porque contrataron con un mayorista que los ha engañado, ya que el barco no era lo que les vendieron», explicó la profesora torroxeña, quien detalló que la comida era «muy escasa y con muy poca variedad». Otra de las docentes que realizó el crucero, del instituto marbellí, confesó a este periódico que perdió cuatro kilos. «Le llamamos, en broma, el barco 'light', pero realmente no tiene ninguna gracia, lo pasamos muy mal, ha sido una experiencia muy desagradable, que no se la deseo a nadie», señaló esta docente de la asignatura de Francés, que prefirió no desvelar su identidad. «Ya me conocían bastante bien los responsables del barco, porque no paré de quejarme desde el primer día. Tengo alergia a la lactosa, y no lo tuvieron en cuanta en absoluto», se quejó.

«Suciedad, comida en mal estado y falta de seguridad», protestas más repetidas

La indignación que ha provocado este crucero se ha extendido por toda la región andaluza, con coberturas en otros periódicos provinciales y en televisiones autonómicas como Canal Sur, que la pasada semana realizó un reportaje con los testimonios de un grupo de estudiantes universitarios. «Lo llamamos 'el crucero del horror' porque la comida estaba malísima, escasísima, les servían lo que sobraba el día anterior y la fruta pasada, el agua salía sucia de los grifos, se produjeron robos en las habitaciones porque las puertas no cerraban bien, no les cambiaban las toallas, las camas siempre sin hacer... un desastre en definitiva», señalaron al periódico 'Ideal' desde la asociación de padres y madres del IES Gaviota de Adra, en Almería.

La naviera no contesta

«Una alumna nuestra se puso enferma en la primera noche de navegación y fuimos a pedir una manzanilla o una manzana, y nos dijeron que eso no entraba en el servicio, que esperáramos al día siguiente a que abriera el restaurante», se quejó la profesora de Torrox. «No sabemos si está relacionado o no, pero esta chica está ingresada para operarla de apendicitis», desveló Ariza.

Presentaron una queja en el barco, y están recogiendo firmas y denunciando en las oficinas del consumidor

Este periódico ha intentando en repetidas ocasiones en los últimos días recabar una versión sobre estas quejas tanto de la naviera como de varias de las agencias de viajes que vendieron el producto. El crucero Rhapsody ya era famoso antes de realizar este crucero desde la capital malagueña por la costa italiana y la capital balear, ya que fue uno de los barcos en los que se alojaron policías y guardias civiles durante el operativo especial en Barcelona con motivo del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. De hecho, en aquellos días los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad e Estado ya se quejaron de la mala calidad de la comida que les servían en el barco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos