La madre de una alumna expulsada agrede a la progenitora de otra «por chivata» en Rincón de la Victoria

Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la mañana de ayer a las puertas del centro rinconero/Eugenio Cabezas
Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la mañana de ayer a las puertas del centro rinconero / Eugenio Cabezas

El IES Bezmiliana expulsa 15 días y un mes a dos estudiantes de 1.º de ESO por prenderle fuego a una mesa durante una clase en la que no había profesor

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El IES Bezmiliana de Rincón de la Victoria es uno de los centros educativos de la provincia que más presión demográfica vienen soportando en los últimos años, con una media de 1.500 alumnos matriculados y más de un centenar de profesores. Los problemas de falta de espacio son muy habituales, provocando el malestar de la plantilla docente y episodios conflictivos entre los alumnos.

El pasado día 15 se produjo un incidente en una de las clases de 1º. de ESO, en la que una alumna repetidora, de 13 años, prendió fuego a varios papeles y a una mesa, en un momento en el que el aula estaba sin profesor. Esta estudiante, junto a otra compañera, amenazó al resto de la clase si contaban lo ocurrido al equipo directivo. Unos días más tarde, una madre acudió al centro a relatar lo ocurrido, tras confesárselo su hija. Los responsables del instituto acordaron entonces expulsar a estas dos estudiantes durante un mes y 15 días.

Sin embargo, las consecuencias de este episodio no se han quedado ahí, ya que ayer por la mañana otra madre de una alumna de la misma clase, que denuncia sufrir ‘bullying’ desde hace varios meses por parte de las estudiantes expulsadas, fue supuestamente agredida por la progenitora de una de ellas a las puertas del centro educativo, a primera hora de la mañana, tal y como adelantó el diario digital rinconero ‘La Voz de Hoy’.

Según relató ayer a SUR la víctima, con iniciales A. N. G., de 42 años, cuando se disponía a bajar del coche para acompañar a su hija, de 12 años, al centro, junto a otra alumna, la presunta agresora, T. M. C., de 29 años, se abalanzó sobre ella y comenzó a golpearla en la cara, en el cuello y en la espalda. «No me dio tiempo a reaccionar, no me dirigió la palabra, cerré la puerta del coche rápidamente como pude y me marché al centro de salud», confesó la víctima, quien explicó que la pasada semana acudió al centro para intentar reunirse con el equipo directivo para explicarles el acoso al que está siendo sometida su hija, «que no quiere ir a clase porque tiene miedo».

La mujer agredida tiene una herida en el labio, una contractura en el cuello y una contusión en el hombro izquierdo

«Yo no les dije nada de lo del fuego en la mesa a los profesores, sí que me dirigí a esas alumnas y les pedí, por favor, que dejaran en paz a mi hija», relató. Sin embargo, la supuesta agresora la habría acusado, en su declaración ante la Policía Local, de «haberle pegado a su hija y de ser una chivata». En el parte de lesiones que le realizaron en el centro de salud consta que la víctima presentaba «una herida con sangrado en la nariz, otra herida incisocontusa en el maxilar superior con sangrado incisivo, además de referir dolor en el hombro izquierdo, en la zona esternal y una contractura en el cuello». Además, «está nerviosa, ansiosa y asustada».

«Estoy sufriendo mucho por mi hija, la semana pasada faltó dos días a clase porque tiene mucho miedo de esas alumnas acosadoras, y lo mismo le pasó el pasado lunes. El centro tiene que hacer algo para acabar con esta situación, no sirve de nada que las expulsen 15 días o un mes a cada una», expresó la progenitora, que trabaja en el sector de la hostelería. El instituto celebró ayer un consejo escolar extraordinario para valorar la situación. El director, Antonio Pedrosa, hizo un llamamiento a la calma y dijo que están colaborando con la Delegación de Educación y la Policía Local.

Críticas de Podemos

Precisamente ayer la portavoz de Podemos en la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía, Libertad Benítez, registró una pregunta sobre la situación de «masificación» que presentan los institutos de Rincón de la Victoria, en especial el IES Bezmiliana, sobre el que dijo que existe un informe remitido por la dirección a la Junta, «en el que se recogen y detallan más de doscientas incidencias en materia de seguridad en este instituto», apostilló.

La parlamentaria autonómica de Podemos detalló que, aunque han comenzado las obras de un cuarto instituto en el municipio, en el núcleo de Torre de Benagalbón, la pregunta es dónde van a ser reubicados más de seiscientos alumnos, «y es que dejarlos tal y como están, corriendo tantos riesgos, es una locura y una irresponsabilidad». El director admitió a SUR que el informe existe «pero que es de principios de curso y que desde entonces se están resolviendo muchas de estas deficiencias junto con la Delegación».

Por su parte, este periódico intentó ayer sin éxito contactar con la presunta agresora. Sin embargo, este jueves la denunciada ha manifestado a SUR su versión de lo ocurrido. “Le di un tortazo porque ella había abofeteado a mi hija el día anterior, mi hija no me lo había contado por miedo, pero no voy a permitir que una adulta pegue a un niña de 13 años”, ha manifestado, al tiempo que ha asegurado que tras la agresión fue ella misma la que llamó a la Policía Local. “Ella se fue y yo he sido la que la he denunciado después por lo que le hizo a mi hija, tengo testigos y me dicen que la jefa de estudios tuvo que mediar para que dejara de recriminarle”, ha añadido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos