Retiran miles de pares de zapatillas colgadas del cableado en el río Chíllar

Camión en el que se cargaron ayer las zapatillas retiradas. :: e. c.
Camión en el que se cargaron ayer las zapatillas retiradas. :: e. c.

El Ayuntamiento hace un llamamiento al «civismo» ante la masificación que sufre el paraje, sin medidas de control en los accesos

E

cabezas.El río Chíllar de Nerja se ha convertido, un verano más, en un auténtico 'parque acuático' en plena naturaleza, con miles de personas que recorren este bello paraje sin ningún tipo de controles en los accesos por parte de las administraciones, sin medidas para frenar su tremenda masificación, ni las numerosas conductas incívicas que protagonizan muchos de estos visitantes.

El mejor ejemplo está, como dice el refrán, en una imagen, que vale más que mil palabras. Varios miles de zapatillas han tenido que ser retiradas por los Servicios Operativos del Ayuntamiento en estos últimos días, que estaban colgadas en el cableado situado en la parte baja del cauce, junto a los aparcamientos de vehículos, en una acción que ya se repitió hace apenas un mes. Las conductas incívicas de los visitantes hacen que los que terminan la excursión lancen sus zapatillas a estos cables, a modo de celebración de que han terminado la ruta. No en vano, desde el mes de mayo y hasta finales de septiembre miles de personas acuden a diario a un enclave que llega a registrar picos de visitantes de cerca de 3.000 personas al día, según las estimaciones que maneja el Consistorio nerjeño.

El equipo de gobierno tripartito en minoría (PSOE, IU y EVA-Podemos) negocia con la Junta de Andalucía la implantación de un plan de usos y gestión del paraje, que conllevaría el establecimiento de cupos máximos en los accesos. Sin embargo, el documento aún está en fase de elaboración. El pasado año se aprobó un plan de autoprotección y emergencias. Desde el Consistorio nerjeño hicieron un llamamiento al «civismo».

Fotos

Vídeos