La Junta se compromete a abrir líneas de ayudas para los regantes por la sequía

Cargos de las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura se reunieron ayer con regantes en Antequera. /Sur
Cargos de las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura se reunieron ayer con regantes en Antequera. / Sur

Medio Ambiente y Agricultura contemplan encuadrar estas subvenciones para el uso de aguas regeneradas en el decreto que preparan ante la escasez de reservas

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

En un principio, no habrá ayudas directas para los cultivos, pero éstas sí llegarán a las comunidades de regantes para favorecer el uso de las aguas regeneradas procedentes de las depuradoras que cuentan con un sistema terciario, como son las plantas de Algarrobo y Vélez-Málaga. El inicio de las restricciones de agua para el sector del subtropical de la Axarquía, este próximo viernes, 1 de diciembre, debido a las escasas reservas del pantano de La Viñuela, que apenas almacena 37,6 hectómetros cúbicos, el 22,7% de su capacidad total, vendrá acompañado de la promesa, por parte de la Junta de Andalucía, de otorgar subvenciones para poder contar con recursos alternativos que eviten, en la medida de lo posible, que se produzcan pérdidas en un sector que produce 60.000 toneladas de fruta al año y factura 300 millones de euros.

En una reunión celebrada ayer en Antequera, la Junta se comprometió con los regantes de la zona oriental de la provincia a abrir nuevas líneas de ayudas extraordinarias para las infraestructuras destinadas al regadío en una zona que ha duplicado, en la última década, la superficie cultivada de mangos y aguacates, alcanzando ya las 12.000 hectáreas.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Rafael Peral, precisó que desde las consejerías de Agricultura y Medio Ambiente «se viene trabajando para diseñar medidas ante la situación de sequía y que estas líneas de ayudas estás destinadas a infraestructuras para el uso y aprovechamiento de aguas regeneradas y estarían destinadas, por un lado a los regantes que posean concesión o autorización para el uso de agua y, por otro, a los ayuntamientos o entidades locales para acometer infraestructuras en su calidad de gestores del agua».

Peral detalló que estas ayudas se encuadrarían en el actual marco europeo, y llegarían hasta un 60% del coste de las infraestructuras, «unas ayudas que significan que las infraestructuras que se creen con ellas se deben utilizar de manera definitiva», apostilló. Estas líneas de ayudas se enmarcan en el futuro decreto de sequía que está preparando la Junta y que se prevé que entre en vigor en enero, dadas las delicadas condiciones en las que están los sistemas de explotación, después de cuatro años de escasez de precipitaciones.

Posibles movilizaciones

En la reunión, el director general de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidráulico, Juan Serrato, detalló a las comunidades de regantes y a los representantes de Axaragua la necesidad de realizar «una evaluación de las infraestructuras necesarias para el aprovechamiento de las aguas regeneradas de forma previa a la apertura de estas líneas de ayudas», un análisis que se han comprometido a realizar tanto desde las comunidades de regantes como desde Axaragua.

Por otro lado, las más de 80 comunidades de regantes de la zona oriental han convocado para mañana una asamblea en la sede de la Mancomunidad de Municipios de la Axarquía, en Torre del Mar, para analizar las últimas medidas adoptadas por las administraciones, entre las que está la reducción de un 60% de los recursos disponibles para regadío procedentes del embalse, que pasarán de 22 a 10 hectómetros cúbicos. Así, estudiarán la posibilidad de iniciar un calendario de movilizaciones para exigir la ejecución de obras de emergencia para paliar esta situación, conectando las distintas cuencas y llevando agua desde las zonas donde se tira al mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos