La Junta convoca a los regantes para aprobar medidas contra la sequía

La Viñuela/Sur
La Viñuela / Sur

El consejero de Medio Ambiente admite la «preocupación» por la falta de lluvias y la escasez de agua embalsada en Málaga

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Tras cuatro años de lluvias muy escasas, muy por debajo de la media histórica, el fantasma de la sequía ha vuelto a instalarse en la provincia de Málaga. El sector agrícola mira con «enorme preocupación» la situación y lamentan la «falta de voluntad» de las administraciones públicas para resolver un problema que amenaza con dar al traste con la recuperación económica, no sólo en el campo, sino también en el turismo, ya que las reservas de los embalses son tan escasas que, si no se toman medidas restrictivas, el abastecimiento podría no estar garantizado en un horizonte de más allá de un año en varias zonas de la provincia. Por ello, la Junta de Andalucía tiene previsto convocar la próxima semana a los regantes para trasladarles las medidas que se adoptarán para hacer frente a la sequía.

De momento, se desconoce el alcance de las restricciones, pero las organizaciones agrarias, como Asaja, UPA o COAG, las dan por seguras, por lo que no descartan emprender movilizaciones, «ya que llevamos varios años advirtiéndolo y prácticamente no se ha hecho nada para evitarlo», afirmó ayer a SUR el secretario provincial de Asaja, Benjamín Faulí.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, admitió ayer en Huelva que es «preocupante» la escasez de lluvias en el territorio, pero, aunque aún no se ha decretado sequía en ninguna zona, la administración autonómica «dispone de 115 medidas para actuar si fuera necesario», apuntó, sin concretar de qué acciones se trataría.

Las organizaciones agrarias critican la falta de voluntad de las administraciones para ejecutar trasvases y obras de emergencia

El consejero indicó en Huelva que, en términos generales, el panorama es «preocupante» y, aunque no hay razones para decretar una situación de sequía, se mostró convencido de que, si sigue sin llover, es «probable» que haya que decretarla en alguna comarca andaluza. Los siete pantanos malagueños almacenaban ayer 208,24 hectómetros cúbicos, lo que supone el 33,76% de su capacidad total, frente a los 239,86 que tenían hace justo un año, según los datos del sistema Hidrosur de la Consejería de Medio Ambiente. Para colmo, las dos presas de mayor capacidad, el Guadalteba y La Viñuela, son las que están en una peor situación, con sus reservas por debajo del 25%. En concreto, el primero tenía 38,05 hectómetros, frente a los 53,94 de hace doce meses. El embalse de la Axarquía dispone ya únicamente de 39,75 hectómetros cúbicos, 15 menos que hace un año.

Con este panorama, y si no se produjeran lluvias abundantes, en el caso concreto de la Axarquía, las reservas no garantizan los usos para abastecimiento y regadío para más allá de un año natural, ya que el sector agrícola de la zona consume 22 hectómetros anuales y los 13 municipios que se abastecen de la presa de La Viñuela precisan de otros 18 hectómetros cúbicos anuales. Ambos sistemas están ya en situación de sequía desde hace varios meses, aunque la Junta de Andalucía aún no ha tomado medidas. Tras un mes de octubre con precipitaciones en la media histórica, aunque concentradas en apenas dos días, todo apunta a que las restricciones se adoptarán la próxima semana.

Fotos

Vídeos