La reanudación del tranvía se complica ante las diferencias entre Ayuntamiento y empresa

El tranvía veleño lleva paralizado desde junio de 2012. :: sur
El tranvía veleño lleva paralizado desde junio de 2012. :: sur

El Consistorio rechaza las exigencias y condiciones de la adjudicataria del transporte y se niega a la revisión total del contrato

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Aunque el equipo de gobierno del Consistorio (PSOE, PA, GIPMTM y el edil no adscrito) se ha marcado como objetivo que la linea vuelva a funcionar con normalidad, para lo que cuenta incluso con el apoyo y el compromisos de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía de asumir el 40% del déficit que genere, el problema es ahora la empresa concesionaria del servicio, Alsa. Y ello a pesar de que el propio consejero de Fomento, Felipe López, afirmara en febrero que se estaba trabajando para «que a lo largo de este año» el tranvía pudiera entrar en marcha de nuevo.

La empresa exige una serie de condiciones con las cuales el Ayuntamiento no está en absoluto de acuerdo y por las que no piensa pasar al considerar inasumibles. Al menos, así lo ha asegurado el concejal de Transporte, Marcelino Méndez-Trelles, tras reunirse este viernes con los máximos responsables de Alsa.

La posibilidad de rescindir el contrato con la adjudicataria toma cada vez más fuerza

Según el edil, la concesionaria del transporte no acepta la petición realizada por el Ayuntamiento de adquirir con cargo a la tarifa técnica dos nuevas unidades del tranvía con el fin de reducir al objeto de conseguir una frecuencia de 15 minutos entre trayecto. «La empresa nos ha presentado un informe jurídico en el que señala que no puede comprar la nuevas unidades porque ello supondría una modificación sustancial del contrato y por tanto podría ser impugnado», explicó Méndez Trelles.

Pero esto no es todo. Alsa, según el concejal y primer teniente de alcalde, se muestra dispuesta a adelantar el millón y medio de euros necesario para reparar los desperfectos de la línea después de todo este tiempo sin ningún tipo de mantenimiento, aunque como contrapartida exige la revisión total de contrato, tanto las condiciones como la tarifa técnica.

«Para el Ayuntamiento con esta exigencia lo que quiere la empresa es aprovecharse y no estamos dispuestos. Además consideramos que ello si que es un cambio sustancial del contrato», ha explicado Méndez-Trelles.

«Le hemos propuesto que ponga en marcha el tranvía en las dos fases con las tres unidades disponibles y un refuerzo de los autobuses. Nos han dicho que sí, pero que hay que revisar el contrato y no estamos de acuerdo», ha declarado el edil.

Según el primer teniente de alcalde, el Ayuntamiento veleño ha acordado encargar un informe que analice la situación, a la vez que ha solicitado una reunión con la Junta para debatir este nuevo escenario.

«Queremos saber el coste de la puesta en marcha del tranvía y la tarifa técnica. Con ello le volveremos a decir a la empresa si quiere hacerse cargo del tranvía y si no quiere lo rescindiremos por incumplimiento», ha asegurado Méndez-Trelles.

Rescisión del contrato

No es la primera vez que el Ayuntamiento pone sobre la mesa esta posibilidad. El propio alcalde, Antonio Moreno, ha hablado de ello al asegurar que si la empresa concesionaria Alsa no muestra disposición a aceptar la propuesta del gobierno para reanudar el tranvía, una de las opciones es la rescisión del contrato.

La explotación del transporte municipal de viajeros fue adjudicada pro el Ayuntamiento mediante un procedimiento negociado en 2005 durante un periodo de 25 años que finaliza en 2030. La adjudicación se realizó a una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Alsina Graells, Sando Construcciones y Continental Rail. Al final la gestión ha quedado sólo en Alsa. El tranvía veleño comenzó a funcionar en octubre de 2006 conectando el casco urbano de Vélez con Torre del Mar.

Fotos

Vídeos