Quejas vecinales por el «pésimo» estado de conservación del 'parking' de Torrox

El local que iba a ser una cafetería está vallado para protegerlo./
El local que iba a ser una cafetería está vallado para protegerlo.

El recinto inaugurado en 2008 y financiado por una empresa privada, tuvo un coste de 7 millones y hoy presenta cuantiosos daños por actos vandálicos

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El aparcamiento público de La Almedina, en pleno centro histórico de Torrox, se erige imponente como una gran mole de hormigón, algo así como un barco que, aunque quieto en mitad del pueblo, rodeado de blancas casas, parece navegar a la deriva. Y nunca mejor dicho, porque el aspecto del complejo, inaugurado hace ahora nueve años, en diciembre de 2008, es de lo más lamentable. Losas rotas, cristaleras destrozadas, grafitis por las paredes exteriores, barandillas caídas, el parque infantil prácticamente inutilizado... Todo por la acción de los vándalos, que unida al conflicto que prácticamente desde su apertura mantiene la empresa constructora y concesionaria, la Unión Temporal de Empresas (UTE) La Almedina, formada por Castelló S. A., Fodecs S. L. y Trigemer S. A., con el Consistorio, han generado que las quejas vecinales se incrementen en los últimos meses.

El aparcamiento fue proyectado y diseñado en los dos primeros mandatos del socialista Francisco Muñoz, que gobernó entre 1999 y 2007, y posteriormente también entre 2011 y 2015. En la zona había antes una gran plaza, con aparcamientos gratuitos al aire libre y pistas deportivas, que se usaba para realizar eventos y fiestas, como las famosas Migas de Torrox.

El contrato se firmó en 2006. Fue una concesión administrativa, por un periodo inicial de 20 años, que posteriormente se ampliaron a 40, para construir un aparcamiento de 385 plazas subterráneas, tanto en rotación como en alquiler, además de varios locales comerciales y de oficinas. Sin embargo, el proyecto no alcanzó, desde el principio, las expectativas generadas. El 'parking' sigue abierto, pero de los locales existentes únicamente está ocupado uno por las dependencias del Área Municipal de Urbanismo, que paga un alquiler que ronda los 108.000 euros al año. Ni rastro del supermercado que se barajó que se abriría en el edificio, ni de la cafetería, que apenas funcionó unos meses. La empresa emprendió una cruzada en los juzgados reclamando una indemnización de 33 millones de euros, al entender que el Consistorio había incumplido el pliego de condiciones. Sin embargo, a finales del pasado año el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de la capital desestimó la demanda. Pero la UTE ha recurrido ante el TSJA, un dictamen que puede tardar aún varios años en conocerse.

La firma concesionaria ha recurrido un primer fallo judicial que desestimó su demanda de 33 millones de euros

La anterior corporación, liderada por Muñoz, negoció comprar el aparcamiento por 5 millones de euros, pero no consiguió apoyos del pleno. El actual gobierno, del PP, también lo barajó, pero de momento lo ha descartado. «El 'parking' no se tendría que haber construido ahí jamás, es una ruina», dice el alcalde, Óscar Medina (PP). Sobre el estado del recinto, el regidor reconoce que «no es bueno», pero culpa a la empresa propietaria de «no promocionarlo ni mejorarlo para hacerlo atractivo». «Me preocupa cómo está y tratamos de mejorar en lo que podemos», añade.

Temas

Torrox

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos