Prisión para tres personas por el secuestro de dos jóvenes en un ajuste de cuentas por drogas

La jueza envía a la cárcel a los detenidos, acusados de los presuntos delitos de detención ilegal y contra la salud pública

EUGENIO CABEZAS

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Vélez-Málaga decretó el pasado domingo el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, de tres personas detenidas en relación al secuestro de dos jóvenes en la madrugada del pasado viernes en un cortijo de la zona rural de Cabrillas, en la capital de la Axarquía, en lo que todo apunta a que se trataría de un ajuste de cuentas entre bandas organizadas por tráfico de drogas. La jueza les acusa de los presuntos delitos de detención ilegal y contra la salud pública, según informaron ayer a SUR fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Los hechos se originaron en la madrugada del pasado viernes, cuando agentes de la Policía Nacional y Local consiguieron liberar a dos jóvenes, de 23 y 29 años, vecinos de Vélez-Málaga, que permanecían secuestrados en una vivienda rural en la zona de Cabrillas, por un asunto relacionado con un posible ajuste de cuentas por tráfico de drogas. Tras la detención de un hombre de origen marroquí, en las inmediaciones, acusado de ser uno de los encargados de custodiar el inmueble en el que se encontraban retenidos contra su voluntad estos dos jóvenes, a la mañana siguiente se practicaron otras dos detenciones más.

Los agentes identificaron a otros dos hombres en las inmediaciones del mercado de mayoristas de Vélez-Málaga. Los sospechosos mostraron una gran resistencia a ser detenidos, ocasionando diversas heridas leves a varios policías en el transcurso del operativo para su arresto. La operación para liberar a los dos jóvenes secuestrados se desencadenó tras recibir la llamada de auxilio de unos familiares alertando del secuestro.

Tras la detención de un hombre de madrugada, el pasado sábado se arrestó a otros dos más Los agentes localizaron a dos familiares, que pagaron 2.000 euros para liberar a los jóvenes

Los agentes, junto a la Policía Local, se desplazaron hasta las inmediaciones del cortijo y localizaron a dos jóvenes, que les aseguraron que habían pagado 2.000 euros por el rescate de sus familiares y estaban allí para intentar liberarlos. Hasta el lugar se desplazaron además efectivos de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) de la Policía Nacional, aunque finalmente no fue necesaria su intervención, según las fuentes consultadas por este periódico.

En las inmediaciones se localizó un coche que había caído por un terraplén de unos diez metros, tras producirse un forcejeo entre varios de los implicados, siempre según las fuentes. Otras fuentes apuntaron que se habrían realizado incluso disparos al aire de carácter intimidatorio, aunque se desconoce aún su origen, si fue por parte de los agentes o de los implicados en el suceso.

Al parecer, en uno de los vehículos interceptado en la zona, que podría ser propiedad de uno de los jóvenes liberados, se encontró material utilizado para el cultivo de marihuana. No obstante, las fuentes señalaron que no se había localizado, por el momento, ningún tipo de droga. Tres de los jóvenes implicados, entre ellos los dos liberados, tuvieron que ser atendidos por diversas contusiones en el Hospital Comarcal de la Axarquía, aunque recibieron el alta a las pocas horas. Se investiga si pudieron recibir torturas o maltrato durante su cautiverio, según dijeron las fuentes.

No ha sido el único caso de secuestro ocurrido en la provincia en los últimos días. Agentes de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil investigan un posible secuestro de un hombre por una deuda económica en la localidad de Coín, según confirmaron a este periódico las distintas fuentes consultadas.

El extraño suceso ocurrió sobre las diez de la mañana del pasado miércoles en la plaza de San Agustín. El único testimonio con el que cuentan los investigadores corresponde a un testigo presencial, que vio cómo dos individuos vestidos como obreros lo subían por la fuerza en un coche y escuchó que le decían: «Te vamos a reventar».

Fotos

Vídeos