La patrulla más humanitaria

Agentes de la Policía Local cocinan para una anciana de 90 años de Torre del Mar

Blanca, la anciana de Torre del Mar, con el plato preparado.
Blanca, la anciana de Torre del Mar, con el plato preparado. / SUR
Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Carmen Murciano y Antonio Lavado estaban patrullando el pasado sábado en Vélez-Málaga, como un día más en pleno verano, con decenas de avisos de todo tipo. Sin embargo, lo que en un principio parecía una asistencia rutinaria a una mujer que decía haberse caído en su domicilio los acabó convirtiendo, por unas horas, en los ‘cuidadores’ de Blanca, una anciana de 90 años que vive sola en Torre del Mar. Aunque tiene servicio de teleasistencia y ayuda a domicilio, al parecer, el pasado sábado la cuidadora que acude en horario de 10.00 a 15.00 horas, no apareció.

La mujer, que tiene la movilidad muy reducida, llevaba sin comer desde la noche anterior, «cuando se había tomado sólo un vaso de leche servido por la otra cuidadora, que pasa las noches con ella», según explicó Murciano. «Cuando llegamos al domicilio comprobamos que no se había caído, estaba sentada en una butaca. Nos miró y nos dijo que había llamado a la teleasistencia diciendo eso porque si no, pensaba que no iría nadie», explicó la agente policial, con 25 años de servicio a sus espaldas.

«Nos dijo que tenía hambre, pero que ella no puede cocinarse, porque no puede entrar a la cocina por sí sola», continuó Murciano, quien detalló que fue entonces cuando junto a su compañero decidieron prepararle ellos mismos la comida. «Vimos que había bacon, huevos y queso y se lo preparé en una sartén. Mi compañero bajó y le compró algo de pan. Nos quedamos con ella como una hora y media», concretó la agente policial de Vélez-Málaga.

La mujer, que tiene la movilidad reducida, llamó a la teleasistencia porque no había acudido la empleada y llevaba sin comer desde el día anterior

Según el relato de esta profesional, en el informe que han elaborado han hecho constar que, según el testimonio de la anciana, ese día tendría que haber acudido al domicilio una asistente, porque así lo tiene asignado de lunes a sábado. «Sólo los domingos está sola. De hecho, ayer (por el pasado domingo) volvimos a pasarnos por su casa para ver cómo estaba», comentó Murciano.

Según su testimonio, la mujer conserva «perfectamente» sus facultades mentales, es muy culta y educada», matizó. «Lo que tiene es problemas de movilidad con las piernas, no puede valerse por si misma, tiene un carrito, pero le cuesta mucho moverse por su vivienda», matizó. «Parece ser que tiene un sólo hijo, que vive en Nerja, pero cuando estuvimos llamando al número que nos facilitó no conseguimos contactar con él», apostilló la agente policial. «La mujer decía que posiblemente se habían ido de vacaciones sin avisarla», aseguró con preocupación.

Aunque no es el primer caso de un anciano que vive solo y tiene problemas, esta patrulla policial destacó que su decisión de hacerle la comida a Blanca el pasado sábado se les ocurrió «sobre la marcha», cuando supieron que la mujer no había almorzado y eran ya las 15.00 horas. «Por la tarde volvimos a pasar y le llevamos algo de fruta y ayer domingo también acudimos por voluntad propia por la mañana, porque nos dijo que pasa todos los domingos sola, que ese día no tiene ninguna cuidadora por las mañanas», detalló.

Anciano desorientado

La agente apuntó que el trabajo de la Policía Local «no es sólo poner multas, también realizamos constantemente actuaciones de carácter humanitario, ayudando a otras personas que están mal, que se han caído o que están desorientadas», matizó. Este pasado fin de semana también asistieron a otra persona mayor que estaba al sol junto a unas pistas de tenis, tras recibir la llamada de unos vecinos que habían comprobado que el hombre llevaba en el mismo lugar varias horas, según Murciano.

«Son actuaciones que no trascienden tanto, que no tienen el mismo eco en los medios de comunicación, pero que forman parte de nuestro día a día. Ante todo somos agentes de Policía Local, pero tenemos muy presente nuestra labor humanitaria», concluyó la agente policial.

Fotos

Vídeos