Los paseos marítimos de Rincón de la Victoria y Nerja naufragan en la marejada burocrática

El paseo marítimo de Torre de Benagalbón comprendería una franja de 3,6 kilómetros, desde el arroyo de Granadillas hasta el de Santillán. /E. C.
El paseo marítimo de Torre de Benagalbón comprendería una franja de 3,6 kilómetros, desde el arroyo de Granadillas hasta el de Santillán. / E. C.

El proyecto rinconero está pendiente del deslinde del dominio marítimo y de una consulta vecinal y el de Nerja, condicionado al desarrollo urbanístico

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Rincón de la Victoria y Nerja presumen de contar con dos de las escasas franjas de terreno prácticamente libres de viviendas en primera línea de playa. Se trata de las zonas de El Playazo, en la localidad más oriental del litoral malagueño, y Torre de Benagalbón, en el municipio rinconero. En ambos casos, desde hace más de un lustro se viene planteando la ejecución de sendos paseos marítimos, unos proyectos que tras años de trámites administrativos, siguen naufragando en la marejada burocrática por distintas circunstancias y particularidades.

En el caso del municipio rinconero, el proyecto elaborado por la consultora Estudio 7, de Sevilla, en 2014 ha sido modificado en los últimos meses a petición del Ayuntamiento, que reclamó a la Demarcación de Costas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, que las recuperaciones posesorias de las parcelas situadas dentro del dominio público marítimo terrestre fueran «las menores posibles» para poder ejecutar la iniciativa «de forma más rápida».

Paralelamente, la iniciativa se ha encontrado con el rechazo frontal de un grupo de más de un millar de vecinos del municipio, agrupados en la Plataforma Lirios de Mar, que reclaman «un paseo ecológico y respetuoso con el entorno medioambiental, que presume de ser uno de las escasas franjas del litoral malagueño que aún conserva un tramo de dunas, con vegetación autóctona y en peligro de extinción», manifiestan desde el colectivo, que tiene pendiente una reunión con el equipo de gobierno bipartito, de PP y PA, apoyado por Ciudadanos, y que preside el alcalde rinconero, Francisco Salado (PP).

En el caso nerjeño el Ministerio ofreció 848.000 euros en 2015 para iniciar la actuación, valorada en 8,6 millones

Según explicó el portavoz del colectivo, Antonio Trillo, la cita la tienen solicitada desde el pasado junio, cuando accedió al poder el nuevo gobierno al prosperar la moción de censura contra la anterior alcaldesa, la socialista Encarnación Anaya. El pasado marzo Salado firmó la petición de la plataforma para que el paseo marítimo fuese respetuoso con el entorno, «sin cemento ni muros», reclaman desde el colectivo vecinal.

El regidor ha venido repitiendo en los últimos meses que su intención es consultar a los vecinos de todo el municipio rinconero. Para ello, anunció su intención de encargar una encuesta vecinal, «con parámetros técnicos y científicos», que diera la mejor idea de lo que desean los vecinos. El proyecto de paseo marítimo en Torre de Benagalbón comprendería una franja de 3,6 kilómetros de longitud, que iría desde el arroyo de Granadillas hasta el de Santillán, en el límite con el núcleo costero veleño de Chilches. La iniciativa proyectada en 2014 tenía un coste previsto de 4.926.990,99 euros, y permitiría unir con un paseo marítimo todo el litoral rinconero.

El Playazo es una franja del litoral nerjeño que está sin urbanizar
El Playazo es una franja del litoral nerjeño que está sin urbanizar / .E. C.

En las últimas semanas, la Demarcación de Costas, que es la administración que financiaría íntegramente la actuación, está agilizando los trámites para proceder al deslinde del dominio público marítimo-terrestre, un paso previo imprescindible para poder acometer el proyecto con garantías jurídicas. No en vano, es preciso completar este trámite administrativo ya que existen al menos 66 parcelas que están dentro del dominio público que es preciso liberar. En ellas hay, fundamentalmente, zonas de jardines, muros y caminos privados.

Por su parte, en el caso de Nerja el horizonte es aún mucho más incierto, toda vez que el equipo de gobierno tripartito (PSOE, IU y EVA-Podemos) anunció a principios de 2016 que iban a volver a elaborar los convenios urbanísticos con los dueños de los terrenos situados en la primera franja de cien metros en El Playazo, ya que los suscritos por el anterior gobierno del PP, a finales de la pasada década, «no cumplen con la legalidad y generan dudas a los firmantes», sostienen desde el Consistorio.

Nuevos convenios

«Hasta que el Ayuntamiento no nos ceda el suelo no podemos actuar», sostienen desde la Demarcación Provincial de Costas, que dirige Ángel González, quien descartó la posibilidad de pagar expropiaciones por estos terrenos, catalogados de agrícolas de especial protección en el vigente Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). El PP inició en la pasada legislatura una innovación del planeamiento para recalificar alrededor de un millón de metros cuadrados de suelos en los que se planteaban ejecutar alrededor de 1.500 viviendas.

Nerja rechazó en el verano de 2015 la posibilidad de ceder las parcelas en un primer tramo, de unos 350 metros de longitud, en la zona más oriental de El Playazo, para comenzar a ampliar la playa, con un coste de 848.000 euros. La alcaldesa, Rosa Arrabal (PSOE), apuesta por acometer las actuaciones en toda la playa. El proyecto de paseo marítimo está valorado en 8,6 millones, de los que el Consistorio tendría que pagar 5,5 millones de euros. En un principio, esta última cantidad iba a ser sufragada gracias a las compensaciones urbanísticas que obtendría el Ayuntamiento al recalificar estos suelos. No obstante, esta innovación del PGOU nerjeño está pendiente del visto bueno de la Junta.

Fotos

Vídeos