La Once y la Junta imparten un curso de musicografía en Braille para docentes

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«El problema no es enseñar a tocar, lo difícil llega cuando hay que escribir la música». Francisco Rodríguez es profesor específico de deficientes visuales de Málaga, y ha participado en el curso de Musicografía Braille que ha acogido el centro de Formación Francisco Romero organizado por la Once y la Junta de Andalucía en Cártama. En las sesiones, una quincena de profesores venidos de la escuela de Música Carlos Álvarez, del Conservatorio Superior de Málaga y de Antequera. Rodríguez, encargado de coordinar la formación, comenta que «es muy conveniente que los docentes tengan nociones sobre el Braille, y si lo que enseñan es música, sobre la notación en Braille, que es bastante compleja».

Según el experto, que para el curso contó con Marián Martínez, especialista de música del Centro de Recursos Educativos Luis Braille de Sevilla, «en Braille la música se escribe de manera lineal, al contrario que en un pentagrama, donde es muy importante la verticalidad». De esta manera, los docentes tienen que cambiar la manera en la que enfocan la música para que sus alumnos puedan aprender sin trabas.

Isabel González, directora del centro, explica las razones de este curso: «Tenemos alumnos que son invidentes y el profesorado necesita poder tratar con niños de estas características». Asegura que la experiencia ha sido «muy buena», aunque reconoce que tres días no son suficiente: «Nos haría falta más formación, hemos cogido nociones pero queda un montón por aprender, no es nada fácil».

Fotos

Vídeos