Las obras de la primera piscina cubierta y climatizada de Rincón de la Victoria encaran su recta final

Los trabajos en la parcela de Huerta Julián están muy avanzados y superan ya el 75% de ejecución./E. C.
Los trabajos en la parcela de Huerta Julián están muy avanzados y superan ya el 75% de ejecución. / E. C.

El Ayuntamiento prepara el pliego para sacar a concurso la gestión y confía en que el recinto pueda abrirse en el primer trimestre de 2018

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las obras para que Rincón de la Victoria cuente con su primera piscina cubierta y climatizada avanzan a muy buen ritmo y ya superan el 75% de ejecución, por lo que se prevé que los trabajos estén listos para antes de que finalice el año. Por este motivo, el nuevo equipo de gobierno que tomó las riendas del Ayuntamiento el pasado junio tras prosperar la moción de censura interpuesta por PP y PA, con el apoyo de Ciudadanos, se ha propuesto agilizar los trámites para completar la adjudicación de la gestión del recinto deportivo a una empresa privada especializada.

De esta forma, se descarta por completo la posibilidad de que el equipamiento público y deportivo sea gestionado directamente por el Ayuntamiento, tal y como abogan formaciones como IU o Ahora Rincón-Podemos. El alcalde, Francisco Salado (PP), defendió, en declaraciones a SUR, el modelo de gestión privado, «debido a la delicada situación financiera del Consistorio». «Ya tenemos un primer estudio de viabilidad, pero ahora hemos encargado que se vayan elaborando los pliegos de condiciones particulares, para poder sacar a concurso la gestión de la piscina», aseguró.

El regidor apuntó que su objetivo es que este trámite pueda realizarse paralelamente a la terminación de los trabajos de construcción, que comenzaron en febrero de 2016, de la mano de la empresa pública Tragsa, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, con un plazo de ejecución inicialmente previsto de 24 meses y un coste de 3,8 millones de euros, financiados íntegramente por el Ayuntamiento con recursos propios. «El objetivo es que la piscina esté en funcionamiento en el primer trimestre de 2018, con una oferta asequible para los vecinos y si el Ayuntamiento puede ir recuperando poco a poco la enorme inversión que está haciendo, por medio de algún tipo de canon, pues mejor», manifestó Salado.

El bipartito PP-PA tiene claro que la piscina debe ser gestionada por una empresa especializada

«El objetivo es otorgar una concesión administrativa a una empresa especializada», avanzó el alcalde, quien admitió que en la anterior legislatura, con un gobierno del PP con mayoría absoluta, cuando intentaron que la ejecución se hiciera con este fórmula el concurso quedó desierto hasta en dos ocasiones, «porque la inversión era muy alta, pero ahora que la ha construido el Ayuntamiento esperamos que haya empresas interesadas en gestionarla», apostilló el alcalde rinconero.

Estudio de viabilidad

La empresa Partenón Consultores S.L. ha sido la encargada de realizar el estudio de viabilidad preliminar. La piscina, que llevará el nombre del nadador local Christian Jongeneel, tiene un coste de 3,8 millones de euros, con financiación 100% municipal. Los trabajos del nuevo complejo deportivo ocupan una superficie total de 6.158,28 metros cuadrados, en la zona de Huerta Julián, en pleno corazón de Rincón de la Victoria.

El recinto albergará dos piscinas, una polivalente de seis calles, de 25 metros de longitud y un ancho de 13,7 metros para calles de un ancho de 2,2 metros cada una, y otra de enseñanza, así como vestuarios, y servicio de cafetería (en planta baja), junto a otros espacios, como salas de actividades deportivas de 434 metros cuadrados (en planta alta) y un ‘spa’. La superficie total construida será de 4.545 metros cuadros. Además, el recinto contempla una zona de aparcamiento de vehículos para unas 60 plazas, con entrada desde la calle Camino Viejo de Vélez, y prevé un espacio para la construcción de futuras instalaciones al aire libre.

Han tenido que pasar más de diez años de trámites administrativos, cambios de ubicación del proyecto, concursos públicos fallidos por quedarse desiertos y subvenciones de la Junta de Andalucía de hasta 2,2 millones de euros que se tuvieron que devolver. Los trabajos de la piscina que ejecuta la empresa pública Tragsa tienen un coste previsto de 3,8 millones de euros, que financia íntegramente el Ayuntamiento rinconero, y un plazo de ejecución de 24 meses.

Fotos

Vídeos