Las obras de la depuradora siguen paradas un mes después de anunciarse su reinicio

En la playa de Burriana queda por ejecutarse la principal estación de bombeo, el emisario y colectores. /E. C.
En la playa de Burriana queda por ejecutarse la principal estación de bombeo, el emisario y colectores. / E. C.

Los trabajos se están centrando únicamente en culminar la planta de tratamiento y quedan por ejecutarse la principal estación de bombeo, emisarios y colectores

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las obras para que Nerja deje de tener el dudoso honor de ser el único gran municipio del litoral malagueño que, en pleno siglo XXI, sigue vertiendo directamente al mar sus aguas residuales sin ningún tipo de tratamiento previo, no terminan de arrancar, a pesar de que el Ministerio anunció hace ya casi un mes que se había reiniciado. Igualmente, desde la Asociación de Empresarios de Nerja (AEN) manifestaron a principios de octubre que los trabajos se habían reanudado. Sin embargo, de momento, las actuaciones se están centrando únicamente en la planta de tratamiento, que está ya prácticamente finalizada, a falta tan solo de instalar las puertas de acceso y culminar pequeños retoques en los distintos edificios construidos.

Por contra, las principales actuaciones pendientes para poder llevar hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), situada en la zona nororiental del caso urbano, toda la carga de aguas residuales que genera el municipio, que cuenta con una población censada de apenas 20.000 habitantes, pero debido a su carácter eminentemente turístico llega a alcanzar, en la temporada alta veraniega, hasta los 80.000 residentes, siguen paralizadas. Así, quedan por culminarse la principal estación de bombeo de aguas residuales, que se ubicará en la parte trasera del paseo marítimo de la playa de Burriana.

De momento, únicamente se ha realizado en esta zona una pequeña parte de la excavación. Igualmente, queda por terminarse de instalar el colector terrestre, y también el emisario submarino que permitirá lanzar al mar el agua depurada que no se emplee para el regadío, ya que la planta incorporará tratamiento terciario. La estación tiene una capacidad para depurar hasta 25.000 metros cúbicos diarios, lo que equivale a una población de 125.000 habitantes.

El Gobierno central prevé que la planta pueda entrar en fase de pruebas el próximo año

En el casco urbano también queda por instalar un colector de casi un kilómetro de longitud, desde la estación de bombeo de la desembocadura del río Chíllar, que sí está prácticamente finalizada, hasta conectarlo con el instalado en la calle Diputación a principios de 2015. En el entorno del mirador del Bendito también está pendiente otra actuación para unir el colector que se instaló con las obras de reurbanización de la calle Carabeo, ejecutadas entre 2009 y 2010 por el Ayuntamiento con cargo al llamado Plan Zapatero, con el tubo introducido por la empresa adjudicataria de las obras bajo el acantilado.

Año y medio de obras

Las obras que ejecuta el grupo empresarial Isolux-Corsán-Corviam, que está en concurso de acreedores desde el pasado verano, se iniciaron en enero de 2014, con un plazo de ejecución previsto inicialmente de 30 meses, por lo que deberían haberse finalizado hace ya casi un año y medio. Sin embargo, a las actuaciones pendientes hay que sumar un proyecto complementario, que aún no está culminado, para incorporar ocho puntos de vertidos no previstos en el proyecto de ejecución aprobado, que sólo contemplaba tres puntos. En un principio, se estimaba que esto supondrá un sobrecoste de unos 2,2 millones.

Según ha podido saber SUR, los trabajos pendientes para terminar la depuradora nerjeña podrían prolongarse aún durante un año y medio. No obstante, las primeras pruebas podrían empezar antes, en 2018, con las aguas residuales procedentes de la pedanía nerjeña de Maro. Las obras adjudicadas por el Ministerio de Medio Ambiente a finales de 2013 están al 77% de ejecución, si bien la planta de tratamiento está casi terminada, con un grado de ejecución del 96%.

La Subdelegación del Gobierno dijo el pasado 24 de octubre que el reinicio estaba «pendiente» de los permisos del Ayuntamiento. Sin embargo, el Consistorio aseguró que ha dado «todas» las autorizaciones que les han pedido para cortar calles. Según ha sabido SUR, las dificultades financieras de la empresa están detrás de este nuevo retraso en retomar las obras.

Temas

Nerja

Fotos

Vídeos