Las obras de la depuradora de Nerja aceleran el ritmo para entrar en pruebas este año

En la céntrica calle Jaén están ultimando una arqueta para recoger parte de las aguas fecales. /E. C.
En la céntrica calle Jaén están ultimando una arqueta para recoger parte de las aguas fecales. / E. C.

La empresa adjudicataria ultima la instalación de los colectores urbanos y se centra en terminar la estación de bombeo en la playa de Burriana

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las obras para que Nerja deje de tener el dudoso honor de seguir siendo el único gran municipio del litoral malagueño que continúa sin depurar sus aguas residuales, que son propulsadas a más de un kilómetro de distancia, sin ningún tipo de tratamiento previo, acumulan dos años de retraso con respecto a la fecha prevista inicialmente en el contrato. Los trabajos, adjudicados a finales de 2013 por el entonces Ministerio de Medio Ambiente, en 23.245.000 euros, arrancaron en enero de 2014 con un plazo de ejecución previsto de 30 meses, por lo que tendrían que haberse finalizado en el verano de 2016.

Sin embargo, la quiebra de la empresa adjudicataria, Isolux-Corsán-Corviam, hizo que durante el pasado año apenas hubiese actuaciones, hasta que se consiguió su reanudación el pasado 19 de febrero. En estos apenas cuatro meses, los trabajos pendientes han cogido un ritmo considerable, pues se han instalado los principales colectores urbanos, en las calles Antonio Ferrandis 'Chanquete', Prolongación de Antonio Millón, Chaparil y Jaén, desde la estación de bombeo de la desembocadura del río Chíllar, que está también prácticamente finalizada, a falta de pequeños retoques. La intención de la empresa es comenzar con las primeras pruebas en la planta de tratamiento, que ya está casi lista, antes de final de año.

De esta forma, en estos primeros días del mes de junio y a las puertas del verano, la empresa adjudicataria, una sociedad que se ha quedado con parte de los activos de la antigua firma, está centrando los esfuerzos en culminar la instalación de los colectores en el paseo marítimo de Burriana, donde también han retomado con fuerza las obras de la estación de bombeo, fundamental para impulsar las aguas residuales hasta la planta de tratamiento, en la zona noreste del término municipal nerjeño, junto a la urbanización Fuente del Badén.

La empresa adjudicataria quebró en julio de 2017 por lo que las obras no se retomaron hasta febrero

En un principio, se prevé que las actuaciones en las calles se culminen en unas dos semanas, para no perjudicar a la temporada alta veraniega. No en vano, los trabajos en la zona de Burriana han venido generando quejas de los empresarios, que denuncian que tendrían que haberse hecho en el invierno. Desde el Ayuntamiento insisten en pedir «comprensión y colaboración» y recuerdan que se trata de una actuación que financia íntegramente y supervisa técnicamente el Ministerio de Medio Ambiente.

Proyecto complementario

De hecho, la alcaldesa, Rosa Arrabal (PSOE), aseguró el pasado viernes a SUR que no tienen en el Ayuntamiento solicitud de nuevos permisos para obras en otras zonas, de forma que van a volver a pedir al Ministerio y a la Subdelegación del Gobierno que les traslade la planificación para los próximos meses, «porque vienen los meses del verano y tenemos que evitar al máximo las molestias a los vecinos y a los turistas», matizó.

Según ha podido saber este periódico, la intención de la empresa es culminar la instalación de los colectores, dejando para a partir del 15 de septiembre las conexiones pendientes entre las calles Jaén y Diputación. Además, queda por resolver la unión del colector en la zona del mirador del Bendito, donde existe un gran desnivel. Igualmente, también queda por instalarse el emisario submarino en la playa de Burriana, algo que se hará también después del verano.

El proyecto de la primera depuradora de Nerja igualmente requiere todavía que se concrete un modificado para incorporar ocho de los once puntos de vertidos no contemplados en el proyecto original aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2012. Sobre esto, la regidora dijo que no tienen novedades desde el Ministerio. En un principio se estimó que el coste de estas actuaciones complementarias rondaría los 2,2 millones de euros extra, a financiar también por el Gobierno central. La previsión es que la planta pueda estar plenamente operativa para final de 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos