Las obras de la depuradora de Nerja arrancan el año sin perspectivas de reanudarse

Las obras de la depuradora de Nerja arrancan el año sin perspectivas de reanudarse

Los trabajos siguen paralizados por la quiebra de la empresa adjudicataria el pasado verano, cuando están al 76% de ejecución

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Nerja debería llevar ya más de un año sin tener el sambenito de ser el único gran municipio del litoral malagueño que sigue vertiendo sus aguas residuales directamente al mar, sin ningún tipo de tratamiento. Sin embargo, las obras de la primera depuradora llevan paralizadas más de ocho meses, debido a la quiebra de la empresa adjudicataria, Isolux-Corsán-Corviam, cuando están al 76% de ejecución, aunque falta también por concretarse un proyecto complementario para incorporar ocho de los once puntos de vertidos no previstos inicialmente.

El año 2018 ha arrancado como terminó el 2017, con los trabajos totalmente paralizados en cuanto a las principales actuaciones pendientes para poder poner en funcionamiento la planta de tratamiento: la estación de bombeo de la playa de Burriana y los colectores urbanos para transportar las aguas residuales hasta la estación depuradora, situada en la zona nororiental del casco urbano, junto a la urbanización Fuente del Badén.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno central en Málaga dijeron a SUR que, de momento, no hay «ninguna novedad» a este respecto, y que siguen a la espera de que el Ministerio de Medio Ambiente dé una solución al problema de la quiebra de la empresa, que está en concurso de acreedores desde el pasado julio.

«La Administración que tiene la potestad de iniciar el trámite de resolución contractual ha dado inicio a este expediente, si bien podrá dejar sin concluir el mismo en el momento en que la UTE reinicie los trabajos de construcción que actualmente tiene parados, toda vez que la administración concursal ha levantado el embargo que pesaba sobre las certificaciones de obra abonadas por la Administración General del Estado». Así respondió el pasado 23 de noviembre el Gobierno central al diputado del PSOE por Málaga Miguel Ángel Heredia, quien volvió a interesarse por el parón de las obras de la estación depuradora, que tendrá capacidad para tratar hasta 25.000 metros cúbicos de aguas residuales al día, lo que equivale a una población de 125.000 habitantes, con tratamiento terciario, lo que permitirá su reutilización.

El equipo de gobierno tripartito dice que si este mes no se reanudan iniciarán movilizaciones

La respuesta añadía: «No obstante, de no resultar viable lo anterior, se buscará la alternativa más adecuada para que las obras puedan concluirse en el menor plazo posible». De esta forma, aunque el Ministerio aseguró a finales de octubre que los trabajos se habían retomado tras siete meses paralizados, de momento únicamente se está actuando en la planta, que está casi finalizada, quedando pendientes los colectores urbanos y la estación de bombeo de Burriana.

Por su parte, desde el equipo de gobierno tripartito (PSOE, IU y EVA-Podemos) en el Ayuntamiento insistieron en pedir al Ministerio «seriedad» y que «dejen de tomarlos como idiotas». Tanto la alcaldesa, Rosa Arrabal (PSOE), como el concejal de Infraestructura, José María Rivas (PSOE), dijeron que si los trabajos no se retoman «de verdad» antes de que finalice este mes de enero, iniciarán movilizaciones vecinales «para exigir en las calles que se termine de una vez por todas el saneamiento integral».

Temas

Mijas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos