Sin noticias de la depuradora de Nerja desde abril

En la playa de Burriana quedan pendientes de ejecutar la estación de bombeo y varios colectores.
En la playa de Burriana quedan pendientes de ejecutar la estación de bombeo y varios colectores. / E.C.

Las obras de la principal estación para alcanzar el vertido cero en el litoral siguen paralizadas por la quiebra de la empresa adjudicataria

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Los trabajos para que la localidad más oriental de la provincia deje de tener el dudoso honor de seguir siendo el único gran municipio del litoral malagueño que sigue vertiendo al mar sus aguas residuales sin ningún tipo de tratamiento previo, llevan paralizados desde principios del pasado mes de abril, a raíz de los problemas financieros de la empresa adjudicataria, Isolux-Corsán-Corviam.

La entidad está en concurso de acreedores desde principios de julio, con una deuda de más de 1.600 trabajadores. Hace unos días anunció un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 441 empleados sobre una plantilla que roza los 4.000 trabajadores. El panorama de las obras paralizadas es desolador en el municipio. Los trabajos fueron adjudicados por el Ministerio de Medio Ambiente en 23,4 millones de euros.

El Ministerio aseguró el pasado julio que estaba barajando dos opciones para reanudar las obras

Las obras de la primera EDAR de Nerja están al 76% de ejecución, quedando pendiente la instalación de los principales colectores urbanos, y la construcción de la estación de bombeo de la playa de Burriana, además del emisario submarino en este mismo entorno. En cambio, la planta de tratamiento está prácticamente finalizada, al 96%. Las obras se iniciaron en enero de 2014, con un plazo de ejecución previsto inicialmente de 30 meses, por lo que deberían haberse finalizado hace ya más de un año.

Sin embargo, a las actuaciones pendientes hay que sumar un proyecto complementario, que aún no está culminado, para incorporar ocho puntos de vertidos no previstos en el proyecto de ejecución aprobado. En un principio, se estimaba que esto supondrá un sobrecoste de 2,2 millones. Tras la quiebra de la adjudicataria, el Ministerio de Medio Ambiente está estudiando, fundamentalmente, dos opciones para poder reanudar los trabajos a la mayor brevedad.

Así, según consta en un escrito remitido al Ayuntamiento el pasado 19 de julio por el departamento que dirige la ministra Isabel García Tejerina, «la solución para la EDAR de Nerja pasa, bien por el hecho de que otra empresa constructora acepte una cesión administrativa de las obras para proceder a su finalización, o bien por proceder a la resolución del contrato administrativo con la adjudicataria y realizar una nueva contratación de las obras que quedan por finalizar».

El Gobierno central entiende que ambas opciones son posibles y tienen encaje legal. Eso sí, en el primer caso «el administrador concursal debería participar y autorizar este proceso de cesión», sostiene el Ministerio de Medio Ambiente en el escrito remitido al concejal de Infraestructuras, José María Rivas (PSOE), después de que éste enviase al Ejecutivo central una petición para mantener una reunión «a la mayor brevedad posible para hacernos oír y que escuche la versión de nuestro Ayuntamiento ya que como creo, posiblemente no le esté llegando toda la información existente».

Estudian movilizaciones

En la última sesión plenaria del Ayuntamiento de Nerja, celebrada el pasado jueves, se aprobó con los votos a favor de PSOE, IU, EVA-Podemos y la edil no adscrita, María Dolores Sánchez, y la ausencia del PP y la concejala de Ciudadanos, Mari Carmen López, una moción para exigir al Ministerio que reanude la obra de la EDAR.

Tanto el concejal de Medio Ambiente, Jorge Bravo (IU), como Rivas plantearon la posibilidad de llevar a cabo nuevas movilizaciones para exigir en la calle que se culminen las obras de la depuradora. En enero de 2011 hubo una manifestación, convocada por Equo-Los Verdes, a la que asistieron unas 200 personas.

Fotos

Vídeos