El Ministerio baraja dos opciones para reanudar las obras de la depuradora de Nerja

En la playa de Burriana queda por ejecutar la estación de bombeo. / Eugenio Cabezas

Medio Ambiente estudia que otra empresa se haga cargo de los trabajos pendientes tras la quiebra de la adjudicataria o rescindir el contrato para sacarlos a concurso

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las obras para que Nerja deje de tener el dudoso honor de seguir siendo el único gran municipio del litoral malagueño que aún no depura sus aguas residuales están paralizadas desde principios del pasado abril, después de que la empresa adjudicataria, Isolux-Corsán-Corviam, se declarara en concurso voluntario de acreedores, al no poder hacer frente a una deuda de más de 1.600 millones de euros.

Los trabajos están al 76% de ejecución, quedando pendiente la instalación de los principales colectores urbanos, y la construcción de la estación de bombeo de la playa de Burriana, además del emisario submarino en este mismo entorno. En cambio, la planta de tratamiento está prácticamente finalizada, al 96%. Las obras se iniciaron en enero de 2014, con un plazo de ejecución previsto inicialmente de 30 meses, por lo que deberían haberse finalizado hace un año.

Sin embargo, a las actuaciones pendientes hay que sumar un proyecto complementario, que aún no está culminado, para incorporar ocho puntos de vertidos no previstos en el proyecto de ejecución aprobado. En un principio, se estima que esto supondrá un sobrecoste de 2,2 millones de euros. Tras la quiebra de la adjudicataria, el Ministerio de Medio Ambiente está estudiando, fundamentalmente, dos opciones para poder reanudar los trabajos a la mayor brevedad.

El Gobierno central reconoce que la actuación no podrá estar lista para finales de año

Así, según consta en un escrito remitido al Ayuntamiento el pasado 19 de julio por el departamento que dirige la ministra Isabel García Tejerina, «la solución para la EDAR de Nerja pasa, bien por el hecho de que otra empresa constructora acepte una cesión administrativa de las obras para proceder a su finalización, o bien por proceder a la resolución del contrato administrativo con la adjudicataria y realizar una nueva contratación de las obras que quedan por finalizar».

El Gobierno central entiende que ambas opciones son posibles y tienen encaje legal. Eso sí, en el primer caso «el administrador concursal debería participar y autorizar este proceso de cesión», sostiene el Ministerio de Medio Ambiente en el escrito remitido al concejal de Infraestructuras, José María Rivas (PSOE), después de que éste enviase al Ejecutivo central una petición para mantener una reunión «a la mayor brevedad posible para hacernos oír y que escuche la versión de nuestro Ayuntamiento ya que como creo, posiblemente no le esté llegando toda la información existente».

El edil sostiene que la situación que se vive en el municipio más oriental de la provincia con el problema de la ausencia de saneamiento integral «es insostenible y es hora de tomar una solución que permita acabar de una vez con el único punto negro de vertidos que existe en la Costa Oriental», aseguró Rivas en su escrito remitido el pasado 19 de mayo. Con posterioridad, el edil nerjeño envió otras dos cartas más, el 4 y el 10 de julio, a raíz de que se confirmase la quiebra de la empresa adjudicataria de la depuradora. Sin embargo, hasta ahora, el Consistorio únicamente ha recibido respuesta al remitido en mayo.

Respecto a la segunda opción, la resolución del contrato, el Ministerio entiende que «entra dentro de las causas objetivas de resolución que establece la Ley de Contratos del Sector Público». «Se trataría de una resolución por causas imputables a la empresa adjudicataria y posteriormente se podría licitar las obras pendientes a una nueva empresa», sostiene Medio Ambiente.

«Sin respuesta afirmativa»

«En este sentido, fijadas las dos posibles líneas de actuación, este Ministerio está manteniendo reuniones periódicas con el grupo empresarial con objeto de poner en marcha la alternativa más viable en el menor tiempo posible, si bien todavía no ha habido respuesta afirmativa de ninguna empresa constructora con respecto a hacerse cargo de la finalización de la obra mediante la cesión administrativa de la misma», añade.

Sobre el proyecto de obras complementarias, Medio Ambiente recuerda que «atiende a la necesidad de tratar la totalidad de vertidos de aguas residuales inventariados por la Junta en Nerja, que ascienden a once, encontrándose tan sólo tres de ellos recogidos en el proyecto que sirve de base a la ejecución actual de las obras». «Por este motivo, se ha puesto en marcha por la Dirección General del Agua el mencionado proyecto de obras complementarias que permitirá incorporarse a la red principal a esos otros ocho vertidos y ser tratados en la nueva EDAR de Nerja con el objetivo de cumplir con la directiva 91/271/CEE y dar solución a la totalidad de la carga contaminante generada en la aglomeración», añade el Gobierno.

«Es intención, por tanto, de este Ministerio que la totalidad de las obras de saneamiento y depuración, tan necesarias para el municipio de Nerja, concluyan en el menor plazo posible», concluye la carta del Ministerio.

Fotos

Vídeos