Un miembro de la ejecutiva del PSOE de Vélz-Málaga llama «concejal de mierda» a una edil y el partido le resta importancia

Un miembro de la ejecutiva del PSOE de Vélz-Málaga llama «concejal de mierda» a una edil y el partido le resta importancia

Aseguran que se trata de una conversación privada de un grupo de WhatsApp sacada de contexto y descartan tomar medidas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La filtración de parte de una conversación de un grupo de WhsatApp integrado por militantes del PSOE y ediles del grupo municipal socialista ha sacado a la luz las difíciles relaciones existentes entre los concejales de la formación y el aparato del partido. En la conversación, que se produjo durante el pasado verano, uno de los militantes, a la postre elegido como Secretario de Política Municipal de los socialista veleños, Francisco Medina, llamó «concejal de mierda» a la edil de Servicios Sociales, Zolia Martín. Medina le preguntaba a la edil si le iba a vacilar, para acto seguido escribir: «Lo digo para bajarme a tu nivel. Me tenéis hasta los cojones de vuestras gilipolleces. ¿Qué coño te ha creído? Una concejal de mierda no me vacila. Si no estáis bien en el grupo os vais a tomar por culo y nos dejáis tranquilos».

Ante tales insultos, Zoila Martín, que mostró ayer su sorpresa por la filtración de este conversación, manifestó que puso el hecho en conocimiento de quien tenía que saberlo y «me salí del grupo de WhatsApp, como también se salieron otros compañeros», dijo. Sin embargo, el partido no sólo no tomó ninguna medida, sino que ha acabado nombrando al autor como secretario de Política Municipal en la ejecutiva local.

El vicesecretario del PSOE veleño, José Luis Ruiz Carmona, restó ayer importancia a los insultos al señalar que «no se dijo con mala intención». «Se ha sacado de contexto. No han sacado todo el contenido. Se trataba de una conversación privada del grupo. La culpa es de quien la ha sacado», dijo, tras reconocer que la edil se quejó de aquello, aunque no fue a ningún sitio. Por su parte, Medina declaró que fue un momento de calor, que los insultos no estuvieron bien, pero que se ha sacado de contexto. La reación del PP no tardó en trascender. El partido ha pedido la dimisión de Medina, por «el trato machista y la falta de respeto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos