Medio Ambiente se compromete a que la depuradora de Nerja esté en pruebas en 2018

La estación de bombeo de la desembocadura del río Chíllar está prácticamente finalizada desde 2016./E.C.
La estación de bombeo de la desembocadura del río Chíllar está prácticamente finalizada desde 2016. / E.C.

El Ministerio alcanza un acuerdo con la empresa adjudicataria para retomar las obras tras seis meses paralizadas por la quiebra de la UTE

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Tras seis meses de parón total, las obras para que Nerja deje de tener el dudoso honor de ser el único gran municipio del litoral malagueño que sigue vertiendo sus aguas residuales directamente al mar sin depurar se retomaron hace unas semanas, tal y como adelantó SUR en su edición del pasado día 7 de octubre. Ayer lo ratificó el subdelegado del Gobierno central en la provincia, Miguel Briones, quien dijo que el Ministerio de Medio Ambiente ha alcanzado un acuerdo con la Unión Temporal de Empresas (UTE) adjudicatarias de los trabajos, formada por las firmas Isolux-Corsán-Corviam, para concluir las actuaciones en los próximos meses. Los trabajos se paralizaron el pasado abril por los problemas financieros de las empresas, que están en concurso de acreedores desde el pasado mes de julio.

Así, la primera depuradora del municipio más oriental de la provincia podría entrar en fase de pruebas a lo largo del próximo año, dos años después de lo previsto inicialmente, que era el verano de 2016. No en vano, el contrato firmado a finales de 2013 estableció un periodo de ejecución de 30 meses, con un coste inicialmente previsto de 23,4 millones de euros, que financia íntegramente el Ministerio de Medio Ambiente, al estar catalogadas las obras de Interés General del Estado desde 1995.

A esta cantidad habrá que sumar otros dos millones de euros para pagar un modificado del proyecto que servirá para incorporar a la red de colectores hasta ocho de los once puntos de vertidos que no estaban contemplados en el proyecto aprobado hace cuatro años.«Las empresas están actualmente trabajando en el entorno de la depuradora a la espera de que el Ayuntamiento de Nerja le conceda los permisos pertinentes para finalizar las obras de los colectores y de las estaciones de bombeo, que afectan a las calles del municipio», según explicó Briones.

«Pendiente de permisos»

«Pendiente de permisos»

Además, según el subdelegado del Gobierno también está pendiente de que el Consistorio permita la ocupación temporal de la playa de Burriana para la ejecución del emisario submarino. Las obras están al 77% de ejecución, si bien la planta de tratamiento, situada al noreste del caso urbano nerjeño, está prácticamente terminada, con un grado de ejecución del 96%. «Ha sido un proceso complejo dada la situación económica de la unión temporal de empresas y el retraso acumulado, pero finalmente se ha optado por la mejor opción para mantener el compromiso del Gobierno con el saneamiento integral de la costa malagueña», ha dicho Briones.

Por su parte, la alcaldesa nerjeña, Rosa Arrabal (PSOE), se felicitó porque «por fin se retomen los trabajos», aunque criticó que desde el pasado julio no han recibido contestación oficial del Ministerio. «El pasado día 13 le respondieron al diputado Miguel Ángel Heredia diciéndole que seguían buscando una solución para reanudar las obras por la quiebra de la empresa», añadió. Respecto a los permisos, el concejal de Infraestructura, José María Rivas (PSOE), dijo a SUR que ya han comunicado a la empresa y al Ministerio que no tienen que concederlos «al ser una obra de Interés General del Estado». «Tienen todas nuestras bendiciones, basta con que se coordinen con la Policía Local para los cortes de calles, y en el caso de la ocupación de Burriana es un asunto que compete a Costas», afirmó.

Temas

Nerja

Fotos

Vídeos