Medio Ambiente actúa sobre los ficus centenarios para garantizar su conservación

Imagen de dos de los cuatro árboles que hay en el emblemático paseo de Andalucía.
Imagen de dos de los cuatro árboles que hay en el emblemático paseo de Andalucía. / E. C.

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha cortado parte de una de las ramas principales de uno de los cuatro ejemplares situados en el paseo de Andalucía

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Forman parte del paisaje urbano de Vélez-Málaga desde hace más de un siglo, pero el tiempo sigue haciendo mella en ellos, ya que la cercanía con los edificios está 'ahogándolos'. Por ello, el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Vélez-Málaga está efectuando una serie de actuaciones para garantizar la correcta conservación de los cuatro ficus centenarios del paseo de Andalucía de la capital de la Axarquía.

El concejal de Medio Ambiente, Marcelino Méndez-Trelles (PA), anunció ayer los trabajos que se vienen realizando en estos árboles que datan del año 1900 y son uno de los emblemas del municipio, constituyendo la entrada y salida natural del paseo de Andalucía. El edil veleño detalló que «el paso del tiempo y las diferentes remodelaciones en el entorno han afectado a las raíces de los árboles, así como en el crecimiento de las copas, por la falta de luz ocasionadas por las edificaciones», añadiendo que «se ha detectado el deterioro de una parte de la rama principal del ficus más próximo al edificio por lo que se ha realizado una poda selectiva como medida de seguridad».

Méndez-Trelles explicó que «cuando se ha procedido al corte de la rama esta misma mañana, ésta emanaba savia por lo que sólo se ha podado la parte seca ya que la rama está sana». Desde el área de Medio Ambiente, en colaboración con la empresa Althenia, se están realizando diferentes e importantes trabajos de mantenimiento para mejorar tanto las raíces como las copas de estas especies: mediante la realización de análisis y tratamientos foliares con zinc y manganeso; la aplicación en el suelo de una enmienda húmica líquida para mejorar la capacidad del intercambio catiónico, la capacidad de retención de agua y de aireación; aporte de 'mulching' para reponer la pérdida y desgaste, usando cáscaras de almendras.

Todas estas actuaciones se complementan con la puesta a punto y entrada en funcionamiento del sistema de riego monitorizado (con sensores de humedad para cada ficus) y gestión telemática de riego; lo que garantiza un nivel de humedad en el suelo adecuada a las necesidades de cada ejemplar, en función del tipo de suelo y la época concreta del año.

Fotos

Vídeos