La Junta sigue sin conectar los pozos del Chíllar al abastecimiento de la comarca de la Axarquía

Las obras para conectar los pozos del Chíllar al sistema de Viñuela no han concluido aún. /Eugenio Cabezas
Las obras para conectar los pozos del Chíllar al sistema de Viñuela no han concluido aún. / Eugenio Cabezas

Medio Ambiente tampoco ha resuelto las concesiones de agua regenerada para regadío pendientes en la comarca de las depuradoras de Vélez y Algarrobo

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Junta de Andalucía anunció a principios de 2017 diversas inversiones en la comarca de la Axarquía para combatir la sequía. De un lado, se comprometió al desatoro del túnel de Rúbite, para facilitar que el caudal de este río, en caso de lluvias, vaya a parar al embalse de La Viñuela, y de otro, la conexión de dos pozos del río Chíllar, que posteriormente se han ampliado a tres, al sistema de abastecimiento de La Viñuela-Axarquía, actuación que debía estar concluida antes del pasado verano.

El túnel del río Rúbite está ya desatorado, después de varios años totalmente obstruido. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la conexión de los pozos del Chíllar. La finalidad de estas captaciones es reservar el agua del embalse de La Viñuela, destinando el caudal de los mismos al sistema de abastecimiento humano de la comarca.

El primero de los tres pozos previstos debía haber sido conectado antes de finales de 2017, sin embargo hasta la fecha sigue sin haberse llevado a cabo la conexión. La nueva previsión de Medio Ambiente es tener terminada esta actuación para antes de febrero próximo. La inversión programada en la incorporación de los pozos uno y dos del Chíllar es de 532.970 euros. Las obras comenzaron en agosto y deben aportar al sistema 130.000 metros cúbicos al mes (1,5 hectómetros cúbicos al año). El segundo pozo deberá estar incorporado al sistema durante el primer trimestre de este año.

Por lo que se refiere al tercer pozo, para el que se colocarán tres kilómetros de tuberías, la inversión prevista es de 2,4 millones de euros. Las obras deberán estar concluidas antes de julio de 2018. Esta captación debe aportar 520.000 metros cúbicos al mes (6,24 hm3), según la Junta.

El retraso en la conexión de las dos primeras captaciones está causando preocupación entre los agricultores, que ven cómo pasa el tiempo y la Junta no cumple sus compromisos, mientras ellos han visto reducir el agua para riego en un 60 por ciento. Tampoco conocen cómo ni cuándo se van a dictar las resoluciones sobre las concesiones de agua regenerada para regadío que están pendientes en la comarca y que se refieren a las aguas tratadas de las depuradoras de Vélez y Algarrobo. De momento, tanto uno como otro recurso se vierten al mar sin recibir el preceptivo tratamiento terciario exigido para poder ser destinado a riego agrícola.

Las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDARs) de los municipios de Rincón de la Victoria, Vélez-Málaga, Algarrobo y las dos de Torrox, vierten anualmente una media de nueve hectómetros cúbicos de aguas depuradas al mar, cuando buena parte podría ser reutilizada para riego de jardines, baldeo de calles y plazas y riego agrícola. De las cinco depuradoras, sólo las tres primeras cuentan con tratamiento terciario.

Dos comunidades de regantes están dotadas de los equipamientos necesarios para poder usar las aguas regeneradas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos