La Junta y los regantes buscan soluciones de urgencia para afrontar la sequía en el campo

Imagen de archivo del pasado enero del pantano de La Viñuela.
Imagen de archivo del pasado enero del pantano de La Viñuela. / Agustín Peláez

La Administración regional mantendrá las restricciones en el pantano de La Viñuela y se compromete a agilizar obras para aumentar los recursos disponibles

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El sector del subtropical de la Axarquía ve cada día más próximo el fantasma de la sequía y teme que si en septiembre no llueve, a partir de octubre no podrán regarse buena parte de las alrededor de 10.000 hectáreas de mangos y aguacates que hay en la comarca oriental, ya que una vez que entre en vigor el temido decreto de sequía la prioridad absoluta de las escasas reservas que le quedarían al pantano de La Viñuela sería el abastecimiento humano. A pesar de que las comunidades de regantes llevan varios años exigiéndole actuaciones a la Junta de Andalucía, lo cierto es que a día de hoy, cuando la presa está a apenas tres hectómetros cúbicos de entrar en el umbral de sequía, estas actuaciones no se han ejecutado.

Después de que la pasada semana el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, mantuviese en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga una primera reunión de urgencia con el sector, tras el compromiso adquirido a mediados de junio por la presidenta andaluza, Susana Díaz, en una visita a la capital de la comarca oriental, responsables de la Administración regional volvieron a convocar ayer a los afectados para seguir avanzando en las posibles soluciones para afrontar la difícil situación que vive el sector.

Así, se volvieron a poner sobre las mesa las medidas en las que se está trabajando, a corto, medio y largo plazo. En cualquier caso, para el sector del subtropical «ya vamos tarde, porque no se ha hecho nada en los últimos meses», se quejó el presidente de la Asociación de Productores de Subtropicales, José Linares, quien reclamó que los políticos «se den cuenta de una vez por todas de la situación de emergencia en la que estamos». «Se han dedicado a esperar que llueva, sin avanzar en las obras», dijo.

Así, una de las actuaciones más urgentes que podría completarse en los próximos meses es la conexión de dos pozos del río Chíllar a la red de abastecimiento del sistema de La Viñuela, lo que podría aportar unos 2,5 hectómetros cúbicos al año. La obra está pendiente de la firma de la encomienda de gestión por parte de Medio Ambiente a la empresa pública Tragsa.

Aguas depuradas

Los regantes de la Axarquía han propuesto también la conexión de cuatro pozos situados en Vélez-Málaga, Algarrobo y Torrox, que podrían aportar otros diez hectómetros cúbicos al sistema de regadío, aunque requerirían de una inversión de 800.000 euros. Medio Ambiente se comprometió además a completar la limpieza del túnel de Rubite, que permitiría aumentar los aportes al pantano de La Viñuela en caso de lluvias.

La reutilización de las aguas depuradas de las estaciones de Vélez, Torrox y Algarrobo es otro de los asuntos en los que se está trabajando, barajándose que se empleen para recargar los acuíferos próximos. La Junta ha decidido mantener las restricciones en las márgenes derecha e izquierda del Plan Guaro, dos días a la semana, a pesar de que el consejero de Medio Ambiente aseguró la semana pasada que no había servido «para nada».

Fotos

Vídeos