La Junta estudia establecer un precio único para el agua de riego en la Axarquía

SUR

La medida tiene como finalidad fijar una única tarifa independientemente de la procedencia del recurso hídrico

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Establecer un precio único con independencia del origen del recurso, de forma que todos los usuarios –comunidades de regantes– tengan el mismo coste y no se penalice económicamente por el agua que se use. Este es uno de los objetivos de la Consejería de Medio Ambiente con la puesta en marcha de la Junta Central de Usuarios (JCU) del agua en la Axarquía, órgano que permitirá gestionar de manera conjunta los recursos hídricos de forma más eficiente, atendiendo las necesidades de los distintos usos en la comarca.

Medio Ambiente llevaba tiempo instando a los usuarios de la comarca sobre la necesidad de aglutinar a los regantes y a los ayuntamientos, usuarios principales tanto para el riego como para el abastecimiento domiciliario, en una Junta Central de Usuarios.

Para el delegado territorial de Medio Ambiente, Adolfo Moreno, este órgano posibilitará en cuanto a regadío una gestión conjunta que permita optimizar y regularizar los distintos usos con el aprovechamiento de todos los recursos: los regulados del embalse de La Viñuela, los fluyentes, los subterráneos y los regenerados de las depuradoras, a la vez que establecer un precio único por el agua de riego.

En la práctica, aunque los pozos disponen de contadores para medir el consumo, muchas comunidades no pagan por este recurso o pagan recibos bastante bajos sin tener en cuenta el consumo. Al menos, así reconocen las propias comunidades.

La Junta tiene fijado un canon de utilización y una tarifa por consumo de agua del embalse. Entre ambos conceptos las comunidades abonan en torno a 0,027 euros por metro cúbico, según el sector. Estas diferencias hacen que algunos regantes se quejen de trato discriminatorio frente a aquellos que no pagan nada por el agua de riego.

La situación quiere ser subsanada por la Junta estableciendo un precio único para el agua de riego, sea cual sea su origen, aunque por lo pronto se trata de una posibilidad en fase de estudio.

Este deberá ser uno de los asuntos a tratar por la comisión que se encargará de redactar los estatutos de la futura Junta Central de Usuarios de la Axarquía y que deberán ser aprobados por la Junta de Andalucía como responsable de la Cuenca Mediterránea Andaluza.

Este órgano deberá asimismo resolver cuestiones como el reparto de los recursos hídricos entre los usuarios (comunidades de regantes y ayuntamientos, regadío y abastecimiento) y desbloquear de una vez por todas la situación de la mayoría de las comunidades regantes, no legalizadas en muchos casos por tener entre su socios propietarios de suelo situados por encima de la cota 140. Sin embargo, el uso conjunto de los recursos puede ofrecer una salida para las mismas.

La puesta en marcha de este nuevo órgano no ha supuesto acabar con la inquietud de los regantes ante la sequía y el posible establecimiento de restricciones en el regadío por parte de Medio Ambiente a partir de octubre si no se producen precipitaciones.

Fotos

Vídeos