La Junta no concreta las medidas que adoptará ante el nivel de alerta en La Viñuela

Aspecto de La Viñuela este verano. /A. P.
Aspecto de La Viñuela este verano. / A. P.

Fiscal dice que el embalse tiene agua escasa para un año y que los escenarios previstos pasan por la aportación de recursos alternativos al sistema

AGUSTÍN PELÁEZ

Con el embalse de La Viñuela en estado de alerta desde agosto y a apenas 10 días del final del año hidrológico (30 de septiembre), los regantes y ayuntamientos que tienen en la presa su principal recurso hídrico siguen sin conocer las medidas que adoptará la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para paliar la situación. A pesar de la preocupación existente en la comarca, que lleva cuatro años seguidos con precipitaciones por debajo de la medía, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, que ayer compareció en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento andaluz para explicar la situación de los recursos en las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, no desveló qué medidas se llevarán a cabo en la zona ante el inicio del nuevo año hidrológico. Sobre todo teniendo en cuenta que las probabilidades de aportaciones reales al sistema serán iguales o inferiores a las registradas este año.

Según Fiscal, las precipitaciones registradas este año hidrológico han supuesto sólo unas aportaciones de 22,9 hectómetros cúbicos, el 38,3% de la media. No obstante, el consejero señaló que el sistema cuenta con otros recursos.

Aunque el embalse está en alerta desde agosto, Fiscal manifestó que La Viñuela llegará a octubre con garantía «escasamente para un año» y con un volumen de embalse de 43 hm3, lo que significa una cuarta parte de su capacidad total. Al día de ayer la presa más grande de la provincia (165,4 hm3) apenas almacenaba 44,6 hm3.

Según el consejero, en todos los escenarios previstos es necesaria la aportación al sistema de recursos alternativos, ya que no finalizará con normalidad. En este sentido, dijo en la Comisión de Medio Ambiente que si se atendieran todas las demandas sin restricción alguna las probabilidad de encontrarse en alerta son elevadas.

Ante esta situación, según informó la Consejería en un comunicado, se han tomado medidas como la construcción de la conexión de los pozos del río Chillar y el desatoro del túnel de Rubite, actuaciones que ya se están ejecutando. También se prevé el aporte de recursos generados desde distintas estaciones depuradoras de la zona, aunque de momento tales recursos no han sido concedidos a pesar de que hay comunidades de regantes que los están demandando desde hace meses.

Aunque de momento los productores no están teniendo problemas para regar sus plantaciones, muchas comunidades de regantes están poniendo al día algunos pozos que llevaban años sin usar ante la posibilidad de que las restricciones sean una realidad a partir de octubre. Asimismo, son muchos los agricultores que vigilan muy de cerca que las balsas con las que cuentan estén siempre llenas.

El consejero recordó que la herramienta para gestionar estos periodos secos son, según la Ley de Aguas de Andalucía, los Planes Especiales de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía, que permiten la planificación para hacer frente a la falta de niveles adecuados de recursos. En ellos se delimitan igualmente las fases por las que se atraviesa según estos niveles, las medidas aplicables en cada momento y el sistema de explotación, así como las limitaciones de usos que pudieran imponerse para reducir el consumo. Fiscal hizo un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos en el uso del agua, para que no se derroche y para ayudar a que este recurso finito y vital para Andalucía perdure más en el tiempo.

La parlamentaria andaluza por el PP de Málaga, Patricia Navarro, exigió ayer a la Junta que deje de mirar al cielo y se ponga manos a la obra para ejecutar los trabajos que tiene pendientes en materia hidrológica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos