La Junta certifica que no hay daños nuevos en la Cueva de Rincón y rebate al Ayuntamiento

Imagen facilitada por el Consistorio el sábado. / SUR

La inspección de agentes de la Guardia Civil y de arqueólogos revela que las pintadas son anteriores a 2005 y que las pinturas rupestres están intactas

EUGENIO CABEZAS y FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Cuando se abrió la trampilla para acceder a su interior, los grafitis que se podían ver en el exterior del acceso hacían presagiar lo peor. Pero tras la denuncia de daños en las pinturas rupestres de la Cueva de la Victoria por parte del nuevo equipo de gobierno, de PP y PA, en el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, las noticias sobre el estado actual de la gruta dio ayer un giro radical tras el análisis que realizó el arqueólogo de la Junta de Andalucía, junto a otro contratado por la promotora Edipsa –propietaria de los suelos anexos– y los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil. «A la espera del informe definitivo, el estudio preliminar es que no hay nuevos daños en el patrimonio», explicó ayer a SUR la delegada de Cultura del Gobierno andaluz, Monsalud Bautista, quien añadió que los grafitis denunciados por el Consistorio rinconero «existían previamente y las incisiones que aparecen en la piedra también fueron realizadas con anterioridad a hace doce años, cuando se inauguró el parque arqueológico».

Enero 2013. La pintada ya estaba hace más de 4 años. / E. C.

Este dictamen de los expertos rebate la acusación del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria de que se habían producido nuevos desperfectos y daños en las pinturas de la Cueva de la Victoria, que cuenta con arte rupestre de dos épocas diferentes, del paleolítico y del neolítico, lo que supone una gran singularidad dentro del mapa de las cavidades subterráneas arqueológicas. El propio equipo de gobierno y su alcalde popular, Francisco Salado –que tomaron posesión el pasado lunes día 5 de junio–, señaló a la anterior corporación encabezada por la socialista Encarnación Anaya por suspender el contrato de mantenimiento del Parque Arqueológico del Mediterráneo, en el que está integrado la cueva. Una acusación que, como SUR señaló en su edición de ayer, rechazaba la propia Anaya.

Ante el giro del dictamen de los expertos, el alcalde de Rincón de la Victoria, informado por este periódico, declinó valorar las revelaciones de estos expertos en arqueología y del Instituto Armado «hasta conocerlo oficialmente por escrito». El regidor apuntó que van a encargar además un informe propio e insistió en que en su denuncia ante la Guardia Civil aportaron «pruebas» de la Policía Local de que se habían producido daños en las pinturas rupestres, así como la colocación de diverso mobiliario en su interior «para hacer un botellón».

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil y arqueólogos tomaron ayer muestras en la Cueva de la Victoria. / E. Cabezas

A este respecto, los técnicos sí pudieron constatar ayer la presencia de despojos y restos, como cinco sillas, dos mesas, un colchón antiguo, una red, botellas de cristal de cerveza, plásticos y varios cubos vacíos–, que la Consejería de Cultura va a ordenar retirar al Ayuntamiento de Rincón de la Victoria. «Edipsa hizo una petición de actuación en abril y se ha hecho un informe favorable para esa mejora de bancos y otras actuaciones en el parque arqueológico, por lo que aprovechando esta intervención se le va a pedir al Consistorio que saque las basuras que se encuentran en el interior de la cueva y mejoren el sistema de cerramiento» para impedir intrusiones no autorizadas que puedan dañar el yacimiento, señaló la delegada Monsalud Bautista, que se lamentó de la «precipitación» de la denuncia de los daños por parte del Ayuntamiento. «La buena noticia es que el panel principal con pinturas rupestres está intacto», se felicitó la delegada de Cultura.

El alcalde declina valorar estas revelaciones hasta conocer el informe y dice que encargará otro

En similares términos se expresó el arqueólogo Francisco Ortiz, contratado por Edipsa, que realizó la inspección junto a su colega José Antonio Teba, de la Junta. Incluso situaron los daños en un horizonte más lejano en el tiempo. «Todos los grafitis y rayaduras son anteriores a 1998, año en el que se empezó a proteger el entorno y a preparar el proyecto del parque, que se abrió en 2005», comentó Ortiz, quien confió en que esta denuncia sirva de «toque de atención» para que no se sigan produciendo entradas ilegales en la cavidad. «Es un entorno protegido como Bien de Interés Cultural, por lo que el acceso está prohibido», argumentó.

Por su parte, Salado reiteró la denuncia de su partido de que el anterior cuatripartito rescindió el contrato con la empresa de mantenimiento. Por su parte, la exregidora insistió en que esto es «rotundamente falso, porque no había contrato, se le facturaba a una empresa, y nosotros decidimos hacerlo con personal municipal», dijo. Anaya exigió una rectificación al PP y negó que conociera el asunto desde el pasado enero.

Fotos

Vídeos