La Junta aplaza a después de Semana Santa el decreto de sequía en la Axarquía

El pantano de La Viñuela apenas almacena 35 hectómetros cúbicos, un 21,39% de su capacidad. :: e. cabezas/
El pantano de La Viñuela apenas almacena 35 hectómetros cúbicos, un 21,39% de su capacidad. :: e. cabezas

La Consejería de Medio Ambiente está a la espera de que el Gobierno central publique una normativa nacional y a la evolución de las lluvias en marzo

EUGENIO CABEZAS.

::Primero iba a ser en enero, luego en febrero y, de momento, el temido decreto de sequía para la Axarquía no entrará en vigor hasta después de la Semana Santa, es decir, en el mes de abril. Así, al menos, lo avanzó ayer el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, quien dijo que la aprobación del texto está aún pendiente de dos factores: la tramitación por el Gobierno central de una normativa nacional sobre la sequía y la evolución de las reservas con las precipitaciones previstas para estos próximos días del invierno.

En todo caso, el responsable de la Junta reiteró que el decreto no conllevará restricciones para la población, a pesar de que la situación de sequía es calificada de «severa», sino únicamente para el regadío, fundamentalmente para el sector de los subtropicales, que ya están soportando, desde hace casi un año, cortes alternativos y desde el pasado 1 de diciembre, tienen reducida su asignación anual de agua del pantano de La Viñuela en un 60%, hasta los 10 hectómetros cúbicos para todo el año hidrológico.

No en vano, el principal embalse de la provincia está en una situación crítica, muy parecida a la que ya obligó a activar el último decreto de sequía, a finales de 2008, y que se prolongó durante más de un año. La presa axárquica almacenaba ayer 35,39 hectómetros cúbicos, lo que supone el 21,39% de su capacidad, frente a los 64,78 que tenía hace justo un año.

José Fiscal reitera que no habrá restricciones a la población, únicamente al sector agrícola

La pasada semana José Fiscal participó en Sevilla en el Consejo Andaluz de Medio Ambiente, órgano en el que la Consejería informó sobre el Decreto-Ley de sequía, que está pendiente de los informes de Hacienda y del Gabinete Jurídico de la Junta. El consejero detalló que la Administración regional va a adoptar «medidas excepcionales que supongan disminuir el uso del agua y por otro, habilitar nuevos recursos con la construcción, donde sea posible técnicamente y no supongan ningún peligro para la sostenibilidad de la zona, de pozos que puedan ser utilizados e incorporados al abastecimiento humano».

Tras aclarar que el decreto se adopta ante una situación de sequía, dijo que habrá revisiones en el consumo, pero no restricciones. «No va a haber cortes de agua», insistió, para puntualizar, a continuación, que si se hará un reparto que palíe las deficiencias donde la situación sea más severa, trasladando agua donde sea posible siempre que no plantee problemas de sostenibilidad. Así, en el caso de la Axarquía siguen pendientes de terminarse las obras para conectar el primero de los tres pozos del río Chíllar al sistema de La Viñuela, que podría aportar entre 1 y 2 hectómetros cúbicos a la red de abastecimiento humano. Posteriormente, se ejecutarían otros dos sondeos, para sumar alrededor de 5 hectómetros más. En total, la Junta tiene previsto invertir casi 3 millones de euros en estas obras.

El consejero declaró que se están ultimando tales trasvases, destacando el esfuerzo por repartir el agua que se tiene y que no haya cortes en los municipios. Fiscal manifestó que los pueblos que más problemas tienen son los que se surten de pozos, mientras que los que se abastecen de embalses y pantanos no tienen tantos. «En el peor de los casos tienen agua para algo más de un año», declaró.

Quejas del sector tropical

Las explicaciones del titular de Medio Ambiente, sin embargo, no convencieron a los productores de frutas tropicales, la mayoría de los cuales se concentran en la Axarquía. Tanto es así, que la Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales, que agrupa a agricultores de Málaga y Granada fundamentalmente, responsabilizó a la Junta de Andalucía de la falta de agua en la zona oriental y de las futuras pérdidas económicas y de empleo que sufra el sector como consecuencia de la sequía que padece la comarca, principal productora de aguacates y mangos a nivel nacional.

Para el colectivo, las competencias sobre infraestructuras de aguas corresponden a la Junta, «no pudiendo esta administración delegar su responsabilidad en ninguna otra». Los productores recordaron que, hace más de 10 años, la Junta aprobó los proyectos para amortiguar las consecuencias de la falta de agua en la Axarquía y que estas obras debieron terminarse «hace al menos seis años». Según la asociación, la ejecución de estas obras habrían supuesto durante este tiempo un incremento de 108 hectómetros de agua almacenada en el pantano de La Viñuela, «cantidad que permitiría el riego durante cinco años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos