Juan Carlos Pinilla: «El agua del río Chíllar sólo se debe trasvasar si hay situación de sequía»

Juan Carlos Pinilla y Ángela Díaz, tras la asamblea de marzo. /Eugenio Cabezas
Juan Carlos Pinilla y Ángela Díaz, tras la asamblea de marzo. / Eugenio Cabezas

El recién elegido presidente de la Asociación de Empresarios de Nerja afirma que la localidad necesita un campo de golf, un puerto deportivo y una zona hotelera en El Playazo

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Juan Carlos Pinilla fue elegido presidente de la Asociación de Empresarios de Nerja (AEN) el pasado 8 de marzo en sustitución de Ángela Díaz, que accedió al cargo en 2013. Dedicado al sector de la construcción, nació en Madrid hace 49 años, y es licenciado en Matemáticas y LADE. Llegó a la localidad del Balcón de Europa hace 18 años.

Se ha estrenado en el cargo desatando una auténtica 'tormenta' con la oposición del colectivo al trasvase del agua desde el río Chíllar...

–Sí, la verdad es que se ha creado mucho revuelo, pero es que nuestras sospechas, a pesar de lo que pueda decir la Junta de Andalucía, es que pretenden llevarse el agua para seguir plantando subtropicales. Y esto no debe ser así, porque estas obras son de emergencia para situaciones de sequía. El agua de Nerja sólo se debe trasvasar si hay una situación de sequía, es decir, si se ha aprobado un decreto, y dedicarse exclusivamente al abastecimiento humano. Si nuestra alarma ha servido para que se replantee el tema, eso que hemos conseguido. No hemos visto que haya estudios de impacto medioambiental sobre la situación del acuífero del río Chíllar y su posible sobreexplotación con estos tres nuevos pozos. El Plan Hidrológico es el que es, si las administraciones quieren cambiarlo, que lo hagan.

La Asociación de Productores de Subtropicales les ha acusado de «insolidarios» por su postura...

–No queremos entrar en enfrentamientos, lo que exigimos es que quede muy claro el uso que se le va a dar a ese agua, en qué condiciones se va a trasvasar. Lo primero es garantizar el abastecimiento y las necesidades de Nerja. Eso tiene que quedar perfectamente claro en el convenio que están negociando el Ayuntamiento y la Junta. No estamos de acuerdo con que los pozos se cedan a la Mancomunidad Oriental, a la empresa pública Axaragua. Las concesiones tienen que ser para Nerja, y el sobrante se puede trasvasar, pero siempre para consumo humano y en situaciones de sequía. Le hemos pedido al Ayuntamiento que consensúen una postura entre todos los grupos políticos. Con las últimas lluvias parece que la Consejería de Medio Ambiente se lo está tomando con más calma, porque ya no se va a aprobar un decreto de sequía.

Cambiando de tercio, ¿cuáles son los retos principales que tiene?

–Ya lo dije cuando tomé posesión, en Nerja se viene hablando de los mismos temas desde hace 20 años: el campo de golf, el puerto deportivo, la depuradora, el desarrollo de El Playazo...

Vamos por partes, el campo de golf, ¿cree que es necesario en Nerja?

–Se han planteado varias ubicaciones. La primera, la de La Coladilla, realmente no me parece buena, por estar muy alejado, junto al parque natural. La de Larios, en la zona de Maro, parece una mejor opción. Y también en El Playazo estaría bien. En todo caso, depende del Ayuntamiento, que tiene que modificar el PGOU, y de la Junta, que tiene que aprobarlo. Como es un tema polémico podría hacerse una consulta entre los vecinos.

¿Y El Playazo? ¿Cree que debe desarrollarse urbanísticamente?

–Es una zona muy atractiva, pienso que podrían construirse varios hoteles, que Nerja necesita, y que crearían empleo y riqueza. El proyecto plantea ampliar la playa y equipamientos.

¿Por qué no se ha desarrollado un puerto deportivo en Nerja?

–La última ubicación autorizada por la Junta es en Calaceite, en Torrox. Realmente este proyecto no se va a sacar adelante hasta que no haya un inversor interesado de verdad. Mira lo que ha pasado con San Andrés o La Bajadilla. Tenemos que trabajar para buscar ese inversor que lo haga.

¿Estará en marcha la primera depuradora en este año?

–Eso es lo que todos esperamos, lleva ya más de dos años de retrasos, por los problemas de la empresa. Ahora parece que las obras están cogiendo ritmo y confiamos en que antes de que acabe este año se pueda poner en pruebas ya la planta. Es prioritaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos