Investigan al alcalde de Vélez-Málaga por la contratación del hijo de un antiguo alto cargo municipal

Imagen de archivo del alcalde veleño, Antonio Moreno Ferrer. / Eugenio Cabezas

Moreno Ferrer está llamado a declarar por un posible delito contra la Administración Pública. El Partido Popular alertó a la Fiscalía de las presuntas irregularidades

AGUSTÍN PELÁEZ y FERNANDO TORRES

El alcalde de Vélez Málaga, el socialista Antonio Moreno Ferrer, ha sido citado a declarar como investigado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 del municipio, en relación a la contratación por parte de la Empresa Municipal de la Vivienda (Emvipsa) del hijo del anterior gerente de la entidad pública como técnico de prevención de riesgos laborales con carácter indefinido. El proceso judicial se inició después de que el PP en el Ayuntamiento remitiera a la Fiscalía de la Audiencia Provincial la documentación relacionada con el contrato en cuestión, por entender que se habían cometido presuntas irregularidades. Fue entonces cuando desde el Ministerio Público se remitieron las actuaciones al juzgado, desde donde se está investigando al alcalde por un presunto delito contra la Administración Pública.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento y exalcalde del municipio, Francisco Delgado Bonilla, denunció que el hijo del exgerente de Emvipsa, José Luis Sánchez Toré, fue contratado indefinidamente «sin procedimiento, hasta el punto de que primero se le contrató y luego se creó la plaza de técnico de prevención». Desde el PP se ha mantenido desde el principio además que la contratación fue un «premio» para Sánchez Toré, que fue nombrado gerente por Delgado Bonilla, por haber acercado posturas entre PSOE y Grupo Independiente Pro Municipio de Torre del Mar (GIPMTM) para la firma del pacto de gobierno que permitió al inicio de este mandato la elección de Antonio Moreno Ferrer como alcalde y la formación del gobierno municipal. La contratación se llevó a cabo el pasado 19 de junio de 2015 por el actual alcalde socialista, Antonio Moreno, en calidad de presidente de la empresa.

El PP en Emvipsa solicitó por escrito hasta en dos ocasiones la nulidad del contrato y su extinción por «tratarse de una decisión arbitraria», y fuera de las normas de la propia empresa municipal. Según ha mantenido el PP, la finalidad de la bolsa de trabajo a través de la cual se realizó el contrato era la contratación de personal laboral eventual para cubrir la necesidad de Emvipsa y nunca para realizar contratos indefinidos.

En este sentido, Delgado ha insistido reiteradamente en que el contrato se llevó a cabo «sin procedimiento de selección alguno, vulnerando los principios de igualdad, mérito y capacidad. Para hacer un contrato indefinido es necesario realizar un proceso de selección y ello no se ha realizado».

El portavoz de IU en la oposición municipal, Miguel Ángel Sánchez, manifestó ayer que se trata de un episodio poco deseable que se podría haber evitado rescindiendo el contrato e indemnizando al trabajador con lo que establezca la legislación. «No habría sido ni el primero ni el último. Eso habría sido lo idea, por el bien de los cargos púbicos, pero ya es tarde», señaló el edil de IU, para quien lo que ha hecho el alcalde es tirar para delante y eso es lo que le ha llevado a tener que verse compareciendo ante un juzgado como investigado por una contratación irregular. IU presentó ayer un escrito en el Ayuntamiento toda la documentación relacionada con la contratación y con el procedimiento judicial.

Este periódico intentó sin éxito conocer la versión de Moreno Ferrer. Fuentes municipales explicaron que se emitirá un comunicado sobre los hechos.

Fotos

Vídeos